cenar con niños
  • Querido diario

    La noche que me senté a cenar… y no me levanté 37 veces

    Share on Facebook160Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Recuerdo con nostalgia y cariño una noche de hace unos 4 años y medio. ¡Aquella noche cené como una reina!

    Y no. No voy a hablaros de los exquisitos manjares, o de la inmejorable compañía ni de mi insaciable apetito… Solo recuerdo que aquella noche me senté a cenar y  solo me levanté cuando había terminado.

    Al día siguiente nació mi primera hija… ¡Adiós, muy buenas!

    Ahora, preparamos la cena, la mesa completa, mayonesa, kétchup y todos los complementos imaginables que creamos que les puedan apetecer a las reinas de la casa para completar el menú. Ponemos baberos, lavamos las manos y… ¡Preparados, listos… A cenaaaaaar!

    Y cuando mi culo roza ligeramente la silla: ¡Ni-no, ni-no! Primera alarma:

    • Mamá, pipiiiiií.
    • Jolines (joder no se puede decir a no ser que se te escape en momentos de estrés máximo) hija, ya podías haberlo pedido antes.

    Excursión al baño. Cena enfriándose. Vuelta a la mesa, segundo intento. Tenedor entrando a mi boca y… Segunda alarma:

    • Papá que quiero el vaso de Peppa Pig, el de Bob Esponja no me gusta.

    Resoplido paterno y cabreo rozando nivel naranja.

    • Hija, qué más da, hoy toca ese y mañana el de Peppa… (Si la convencemos se queda ahí la cosa, sino pelea o segundo levantamiento a por el dichoso vaso de Peppa).

    Cena helada.

    Y así, sin probar bocado y sin darte ni cuenta, ellas están casi terminando y… Tercera alarma:

    • Mamá ya he terminado, ¿me das el postre?

    Aquí ya papá y mamá empezamos a echar espuma por la poca y casi a convulsionar… Y diréis: ¡Qué exagerados! Si solo os habéis levantado un par de veces y ahora ya podéis cenar tranquilos: ¡¡ERROR!!

    Entre medias de todo esto una ha tirado el vaso de agua y otra ha lanzado sin querer un proyectil de comida hacia la pared, o lo que es peor, hacia su pijama, y además como ya han terminado y están cansadas lo más apropiado es pedir a los papis que las cojamos “aúpa” y ya, si eso, nos apañamos para cenar un filete más tieso que una suela de zapato haciendo malabares dignos del Circo del Sol.

    Pero tranquilos… esto no es siempre así, solo en 4 de las 5 comidas diarias (el almuerzo lo hacen en el colegio, menos mal). Y cuando salimos fuera… ¡Eso directamente da para otro post!

    Un besito y…¡Que aproveche!

    Autor: Elisa Moreno

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login