Este no va a ser el típico post de “yo para no tener ansiedad salgo a hacer deporte, coloreo mandalas o medito”. Ojo, me parece genial si a alguna persona le funciona, pero yo no soy capaz de ponerme los leggins y salir a correr o dejar la mente en blanco durante esos momentos.

Por otro lado, quiero dejar claro que si tienes ansiedad debes ir al psicólogo sí o sí. Yo lo hago. También debes entender que la ansiedad es una emoción que sentimos TODOS en algún momento de nuestra vida, y que a más intentamos acallarla o controlarla, más fuerte es.

La clave es entender por qué nos sentimos así, pero desde MI EXPERIENCIA, cuando tengo un ataque de ansiedad de nada sirve intentar comprenderlo. Prefiero dejar que pase y después reflexionar sobre por qué ha sucedido.

Dicho esto, os voy a contar las cosas que yo hago cuando me da un ataquito y necesito distraerme para no focalizar toda mi atención en la ansiedad.

  • Colorear flores con acuarela

¿Y por qué flores? Pues porque es algo muuuuy sencillito. No hace falta tener grandes dotes artísticas. Podéis o bien compraros un cuaderno de colorear (en Tiger venden uno) o buscar en Google “minimalist flower”. Lo imprimís y empezáis a colorearlo con acuarelas (o con el tipo de pinturas que más os gusten). Yo utilizo acuarelas porque el resultado me encanta y me parece muy relajante todo el proceso.

Colorear una flor de tamaño A5 igual os consume media hora o una hora aproximadamente, y durante todo ese tiempo la ansiedad habrá bajado bastante.

Resultado de imagen de draw watercolor

  • Desatascar los desagües del baño

A lo mejor os parece una chorrada, pero cuando tengo ansiedad a veces me gusta invertir el tiempo limpiando. O bien me pongo a desatascar los desagües del lavabo, que es algo que siempre me da pereza y nunca me pongo a ello, o paso la aspiradora, limpio la mampara de la ducha, pongo el difusor de aromas para que la casa huela bien, etc.

En resumen, cualquier tarea que no te cueste esfuerzo mental para poderte distraer. Además de evitar pensar en el ataque de ansiedad, limpias un poco la casa que nunca está de más.

  • Jugar a Los Sims

No hay actividad más sencilla, relajante y que consuma tiempo que jugar a Los Sims. Abro la aplicación y o bien creo una familia bien bonica, o bien me pongo a diseñar una casa. Entre que pinto las paredes, pongo un suelo nuevo, decoro la casa y juego un poquito con la familia, se me pasan las horas que da gusto.

Es una tarea que no consume ningún recurso cognitivo y que te sale automática, así que en momentos de ansiedad viene genial.

Resultado de imagen de playing sims

  • Hacer batch cooking

Hacer batch cooking es la forma pija de decir “cocinar para toda la semana”. En momentos de ansiedad voy a la cocina y me pongo a hacer tuppers a mansalva para toda la semana. Lentejas, empanada de carne, pasta a la boloñesa… Lo que sea.

Por un lado, estoy aprovechando para tener la semana más relajada y libre (así evito estar todos los días 1 hora cocinando) y también desconecto.

  • Ordenar los armarios

Los armarios se desordenan, es algo inevitable. Por eso cuando tienes un episodio de ansiedad y te sientes paralizado para hacer cualquier cosa, puedes aprovechar para ordenarlos. Saca la ropa, dóblala y deja tu armario como nuevo.

También puedes aprovechar y ordenar la despensa de la cocina o los cajones del baño. Lo que sea que te ayude a abstraerte.

Resultado de imagen de marie kondo

 

Redacción WLS