Lifestyle

9 cosas por las que siempre me han dicho que ‘parezco un tío’

Estamos en el año 2018 por si algunos o algunas no se habían dado cuenta. Pero aún así yo sigo oyendo constantemente la frase «Pareces un tío». A mi por ejemplo me la suelen decir una media de 20 veces al mes como mínimo. Y muchas veces te la tomas a cachondeo pero otras piensas: ¡Qué poco original de verdad!.

Físicamente nadie me ha dicho nada porque encajo perfectamente en el canon de mujer súper femenina (gorda pero femenina al fin y al cabo), pero cuando abro la boca… Ahí empiezan los problemas. ¿Por qué? Pues porque no soy lo que se dice una señorita sumisa a la que le gusta cocinar y estar en casa y su aspiración en la vida es casarse. Y claro como mi personalidad no pega con mis vestidos rosas de florecitas y mis lazos o mis deportivas de brilli, entramos en conflicto, porque no eres lo que se espera de tu físico, ¡Qué pereza!

dominación femenina

Los motivos por los cuales si eres mujer y no te gustan ciertas cosas o te gustan demasiado otras vas a escuchar hasta la saciedad que pareces un hombre son:

– Que no cocines jamás. La pregunta que viene después de que digas esa frase siempre será:»¿Y cómo sobrevives?». Pues ¿como han sobrevivido los hombres antes de que empezaran a cocinar hace exactamente 3 días y  5 horas? Teniendo alguien a quien sí le guste cocinar al lado y si no simplemente yendo a comer al bar o comprando comidas en tiendas de comidas preparadas que hoy en día te hacen tu verdurita y tus cosas sanas. ¿Dónde está el puñetero drama?

– Que te importe tres pimientos la decoración de tu casa. No se puede asimilar que una mujer prefiera que vengan los dos gemelos de la camisa de cuadros del programa de las casas y le decoren la suya como les de la gana sin ni siquiera preguntarle, a que lo tenga que hacer ella, porque en realidad le da igual como quede mientras sea práctico.

– Que no quieras ser madre. Yo he oído incluso decir que es anti natural que una mujer no quiera ser madre y que debe tener algún problema en la cabeza si no siente la llamada de la maternidad. El problema lo tienen los que piensan así y son ellos los que no deberían tener hijos, más que nada por la educación tan cerradita que les van a dar. El día que se nos meta en la sesera que somos personas diferentes y que no a todos nos hace felices lo mismo, quizás ya se ha acabado el mundo.

– Que pases del compromiso. Parece que todas las mujeres tenemos que ser unas románticas que nos enamoramos del primer tío que pasa a los cinco minutos de conocerlo y ya queremos vivir con él y que sea nuestra media naranja. Pero y ¿Qué  pasa con las que no nos enamoramos tan rápido?, y además somos felices viviendo solas y SOLO Y DIGO SOLO dejaremos nuestra soltería si encontramos al puñetero hombre perfecto porque los demás no nos interesan y además no queremos comprometernos ni falta que nos hace. Pues que somos un hombre.

– Cuando solo buscas sexo. Esto es aún mas difícil de entender, que una mujer quiera sexo y que la dejen en paz, que no busque en el fondo una pareja, ni un novio, ni un amigo ni nada de nada, solo sexo.

 

– Querer sexo siempre en la primera cita. Porque si para ti el sexo es importante y además no tienes interés en tener pareja, ¿por qué narices tienes que esperar tres cenas? Pues vuelves a actuar como un hombre. Ellos pensaran que eres fácil y ellas que eres una fresca. ¡Qué pereza de nuevo!

– No contestar los Whatsapp hasta que no pasan tres horas o cinco días. Se ve que si no eres una histérica que miras la ultima conexión de tu churri, o de tus amigas y no haces un drama si alguien no te contesta porque eres tan básica que solo piensas que estará ocupado. Eres un tío. Como si no hubiera tíos que también se ponen como locos si nos les contestas.

Si te centras en tu carrera profesional. Hay mujeres que les gusta su trabajo y quieren ascender y no les importa estar todas las horas  posibles para conseguirlo. O son empresarias y no les importa pasarse 14 horas al día en su negocio pero luego les da pereza hasta pasar el polvo en su casa.

– Si para acostarte con un tío solo necesitas que esté bueno. Otro mito es que las mujeres necesitamos más que un físico para echar un polvo, que se nos conquista por la oreja, que no somos visuales como los hombres… bla bla bla. ¿Por qué no podemos ser visuales? Yo me iría a la cama ahora mismo con Jason Momoa y no he cruzado palabra alguna con él ni puñetera falta que me hace.

En resumen, que aunque parece que todos lo tenemos asimilado y que ya estamos todos muy avanzados, creo que hay aún un montón de hombres y mujeres que siguen anclados a los estereotipos hombre-mujer. Y si te sales de ahí, si eres tío eres una nenaza y si eres tía eres una marimacho.

Porque una cosa me gustaría decir, que parece que ya se sobreentiende pero ya os digo yo que no. Hay hombres a los que les gusta cocinar,  que sueñan con casarse y tener hijos, que lloran con las pelis románticas, que son sensibles hasta decir basta.

Y también hay mujeres a las que no les gustan los vestidos, que son más brutas que Ragnar en plena batalla, que no quieren casarse ni tener hijos, que odian el rosa, y les importa un pimiento tener pelos o no…

Y luego están los que encajan perfectamente en el estereotipo hombre-mujer y perfecto también.

Así es que de verdad dejemos ya de decir frases absurdas de esto es de chicos o esto es de chicas, porque es de un pasado de moda baratuno que cansa.

Compartir:

Comentarios están cerrados.

Login