Cultura

Me gustan las comedias románticas: breve guía para callar bocas

Ya está. Ya lo he dicho. Me encantan las comedias románticas. He dedicado tantas horas a verlas que podría decir que tengo un máster, o al menos, le he dedicado tantas horas como para poder tenerlo -hablo de un máster de los de verdad, que en horas son unos 50 de los de Cifuentes-. En este tiempo he visto pelis buenas, pelis de “pues mira que entretenida para pasar un domingo por la tarde” y pelis malas como para cortarse las venas en arabesco. Pero sobre todo he escuchado críticas bastante repetitivas y manidas que han hecho que, sin exagerar, haya tenido que defender a Sandra Bullock y “Miss Agente Especial” no menos de 20 veces.

Aquí articulo las críticas más habituales (y más cansinas) y los mejores zascas verbales para poder darle al play otra vez hasta el beso y el final feliz. Por favor, agrupémonos, paremos el RomCom Shaming:

 

 

  • Las comedias románticas son machistas y están llenas de clichés.

 

Para empezar, las películas machistas y llenas de clichés no son terreno exclusivo de las comedias románticas: ahí tienes el western clásico o, sin ir más lejos, las chicas -florero- Bond. Por mucho que nos hayan dado momentos tan maravillosamente tróspidos como ver a Denise Richards interpretando a una física nuclear con un vestuario que dejaba toda la fruta en el escaparate. El machismo en el cine es un melón que mejor no abrir en este post.

Aceptando que existe -y está muy extendido- en el cine en general, aceptamos que existe en las comedias románticas, pero como como siempre, dependerá de qué película: “Una rubia muy legal” (2001) o “Secretos y Mentiras” (2010) se ríen de todos estos clichés y tienen valores como la sororidad, la autoestima, el valor del trabajo y la lucha contra las imposiciones sociales… Además de estar protagonizadas por dos actrices ganadoras de un Oscar a mejor Actriz protagonista.

Surprise!

Sin embargo, seamos francos: hay una serie de valores que aparecen a menudo y que hacen flaco favor a la igualdad y que representan a las mujeres como envidiosas, arpías, rivales, egoístas y obsesionadas por el matrimonio. Dale a pausa. ¿Podemos analizar un poco más allá? Las comedias románticas normalmente son de ese tipo de películas en que lo moralmente reprobable siempre conlleva un castigo; así que siempre hay un momento de redención a favor de las (y los) protagonistas. Emily (Emily Blunt) en “El diablo viste de Prada” (2006) es una zorra, pero se redime ayuda a Andy (Anne Hathaway) y acaban siendo amigas. Regina (Rachel McAdams) en Chicas Malas no se redime ¿Qué ocurre? La atropella un autobús. En la comedia romántica no nos andamos con hostias. (Aclaración para machirulos: Esto también ocurre en muchas películas bélicas y thrillers. El traidor que finalmente se arrepiente y, acaba sacrificándose para salvar a sus compañeros)

 

  • Las comedias románticas son previsibles.

“Tienes razón. La primera vez que vi Jungla de cristal sufrí mucho temiendo que Bruce Willis acabara muriendo sin salvar a todo el mundo y vencer a los malos.” Dijo nadie, nunca.

Las comedias de enredo, en general siempre funcionan así -desde los años 30: “Ninotchka” (1939), “La fiera de mi niña” (1938)-. No buscan sorprender al público, buscan entretenerlo, hacerlo reír, emocionarlo. Igual de lícito que un thriller intente sorprender y mantener la tensión y no conseguir que llores como una magdalena.

Dicho esto, también depende de las películas. Una cosa es prever, en términos generales, como va a acabar y otra son las películas alemanas de sobremesa de Antena 3. “Crazy, stupid love” (2011)  tiene algún giro no del todo esperado, igual que “Mejor… solteras” (2016). Esta última entra en el tipo de comedias románticas de jugar al tres en raya en tus muñecas con un cuchillo jamonero.

 

 

  • Las comedias románticas no son realistas.

 

Ultimas noticias: Las comedias románticas son ficción. Gracias. Pero en esta crítica es que además cabe de todo. Tenemos desde “el amor así no existe”: no existe el flechazo, la cita perfecta, el “felices para siempre”. Perfecto, coge la máquina del tiempo y pídele explicaciones a Shakespeare o a Jane Austen, si quieres ir al origen del problema. O tienes otra opción, ir un poquito más allá de lo literal una vez más, y dejar de juzgar a la comedia romántica con una vara de medir distinta a otros géneros cinematográficos. Una película de terror no es realista -por no hablar de la fantasía o de la ciencia ficción- ¿En serio vas a ir a buscar al psicópata tú solo al desván?. Si quieres nos ponemos un poquito técnicos y hablamos del mecanismo de la “suspensión de incredulidad” en el cine.

Me gusta también la de “Es que todos son jovenes y guapísimos: Te cuentan la historia del patito feo, que es una rubia despampanante a la que le quitan las gafas”. Spoiler: el Pigmalion, que es básicamente esa historia, es de Ovidio, un griego clásico. Y no, él no escribía comedias románticas para Audrey Hepburn ni para Julia Roberts. Por otra parte, tengo una pregunta ¿Cuántos años tienen las chicas de las pelis de Tom Cruise?¿30? Ajá.

Aunque confieso que cuando alguien, discutiendo sobre este tema, menciona la palabra “joven”, yo siento un escalofrío de puro placer. Me da la oportunidad de hablar de las comedias románticas que más me gustan a mí: Las de SEÑORAS. Esas comedias románticas de señoras de más de 50 que han surgido en los últimos años gracias a que, básicamente, Meryl Streep es la mesías de Hollywood y se lo folla como quiere. “No es tan fácil” (2009) fue una de las primeras. En ellas, claro, las mujeres son casadas, divorciadas, viudas o solteras -por decisión propia- y los enredos suelen ser muy distintos en los que el problema de la edad es un ingrediente importante. En “Book Club” (2018) -que merece la pena por las actrices, no por los guionistas-, las 4 protagonistas tienen unas tramas que, básicamente se cagan en los convencionalismos de género. Y además hay un aliciente extra: Diane Keaton se enrolla con Andy Garcia ¡Que en la vida real tiene 10 años menos que ella! ¿Cómo no se me va a poner la piel de gallina de gusto?

 

 

  • ¿Por qué las llaman comedias? No tienen ni puta gracia

 

No voy a ser moralmente superior a ti. Sólo te voy a dar ejemplos de que, te haga gracia el tipo de humor que te haga, hay una comedia romántica que te hará reír. Solo para dejarte claro que estás [email protected] ¿Eso es ser moralmente superior a ti? Pues mira, SÍ. “Mi gran boda griega” (2002) hace todos los chistes sobre razas que te puedas imaginar y se ríe de todos ellos. “Dime con cuantos” (2011) es una película – malilla, vale- protagonizada por Anna Faris en la que te encuentras a la mitad de los actores del Saturday Night Life con golpes y chistes de pitos -aunque nunca superarán el “No puede caber aquí” de “La cosa más dulce” (2002). A la otra mitad de los actores de SNL te los encuentras en “La boda de mi mejor amiga” (2011) con chistes escatológicos y más brutos que una peli de Chuck Norris: “Sale de mi como lava” es una frase que pasará a los anales de la historia de la comedia. Nunca mejor dicho. Y también tienes “Ocho apellidos vascos” (2014) una de las pelis españolas más taquilleras de la historia. ¿O sólo estabas pensando en pelis de Kate Hudson?

 

 

  • Las comedias románticas son pura industria. Están hechas como churros.

 

Esta es mi crítica favorita y es cuando suelto a los perros. Mi primera frase suele ser: cariño, esa frase dice mucho más de tu calidad intelectual que de la de las comedias románticas. Hay pelis de industria y pelis mucho menos convencionales. Si te parece que las comedias románticas son todas iguales es que solo ves mierdas. Fin. Comedias románticas también son: “¡Olvídate de mi!” (2004) puede ser de todo menos convencional, predecible o costumbrista -La primera en la frente-; “Her” (2013), es la típica historia de chico conoce a chica, salvo porque la chica es la prima lista de Siri, del iPhone; “Your Name” (2016), una peli manga japonesa que tiene muchos convencionalismos del género… hasta que deja de tenerlos; “Una cuestión de tiempo” (2013) se disfraza de comedia romántica y en hora y media que me han enseñado más sobre filosofía que todo segundo de bachillerato.¿Necesitas más ejemplos?

Vale, quizás me vaya la marcha y me encante discutir sobre comedias románticas. Pero es que si algo he aprendido es que si un chico es odioso y cada vez que os encontráis, discutís sobre cualquier cosa sin ninguna importancia… Probablemente sea tu alma gemela y acabéis enamorados, y teniendo unas citas espectaculares y extra románticas. Gajes del oficio.

Diego Pernas

 

Compartir:

Login