Lifestyle

Dulceida hace apología de la obesidad.

Dulceda una de las influencers de estilo de vida más seguidas de nuestro país ha lanzado una hamburguesa en Carl´s Jr. Se llama “Cheesy Mushromm by Dulceida” y se podrá degustar hasta el 28 de febrero de 2019.

Y esta es la foto de la promoción.

Que mona que queda ella haciendo que se la come y rodeada de comida con 8000 calorías y bebidas azucaradas.

Está haciendo claramente apología de la obesidad. Porque en una plataforma tan grande como la suya donde se llega a tanta gente, que se mande un mensaje equívoco como este es una grandísima irresponsabilidad. Vivimos en una epidemia de obesidad provocada precisamente por estos anuncios que te llevan a estas malas conductas. Y el no darle importancia al consumo de estos alimentos que son tóxicos para nuestra salud.

 Con todos los seguidores que tiene es absolutamente intolerable que se haga este tipo de foto alentando a todos ellos a comer comida basura. A que solo se alimenten de esto, y engorden y engorden hasta que les de un infarto, empiecen a tener problemas de colesterol, diabetes…

Lo decimos porque nos preocupamos por su salud, porque luego la seguridad social de ellos la pagamos entre todos, y claro no nos gusta pagar seguridad social de gentuza que se alimenta de esta manera. Porque se están buscando sus propias enfermedades.

Y esta irresponsabilidad tan grande de Dulceida, pues no nos entra en la cabeza, ya que una gran parte de sus seguidores son adolescentes. Y no se puede educar a los adolescentes en que eso es lo que hay que comer. Que hay que preocuparse de la salud desde bien pequeño y ella se ve que no se preocupa ni por la suya ni por la de sus seguidores, haciendo este tipo de publicaciones vergonzosas y encima poniéndole su nombre a una hamburguesa. Que es la comida de gordos por excelencia. Y seguro que después de zampársela, no se mueve del sofá y se pasa la tarde viendo Netflix. Y luego se quejará si la critican.

Ah no,  que esto es lo que le diríamos si Dulceida fuera gorda. Pero ella es delgada. Espera que entonces la cosa cambia, vuelvo a empezar:

Dulceida y su maravillosa idea de promocionar una hamburguesa que podremos degustar todos sin problema alguno.

Dulceida ha hecho una hamburguesa con su nombre, la foto es super cuqui, mira si va vestida de rosa y todo. Y además la hamburguesa lleva champiñones y lechuga, que es verdura. Y todo el mundo sabe que ella el pan, la salsa y la carne la aparta. Porque eso es lo que hacen los delgados. Que ellos no comen esa basura, eso es de gordos. Y por comerse una hamburguesa de vez en cuando no pasa nada. Es normal. De verdad no hay que ser tan exagerados. La gente es consciente de que solo es un anuncio, y que no hay que alimentarse de eso. Y sus seguidores no son tontos y no van como borregos a hacer o comer lo que ella dice.  Bueno los gordos que la siguen sí, pero eso ya se sabe que no tienen autocontrol. Pero la mayoría deben ser delgados como ella y no se la van a comer.

¿Entonces para qué narices la saca? Madre mía, pobrecillos los de Carl´s Jr no van a vender ni una. Se les va a caducar la carne y los champiñones, y se les va a quedar la lechuga pocha.

Eso si la hubiéramos anunciado una de nosotras pues habría cola ya allí. Miles de gordos habrían dormido en la acera durante días, que digo días, meses, para ser los primeros en zamparse la “Welover doble super cheese gigante ”. Estarían comprándolas sin parar, se las comerían en el restaurante y se llevarían diez para casa. Pero Dulceida… ella pobre no va a vender ni una. Y si vende pues que va a pasar, si ella es delgada.

Qué diferente se ven las cosas ¿eh? Depende del cuerpo que las promocione. Y sobre todo que hipócritas sois los de la salud, cuando solo os preocupa la de los gordos.

Bajo mi opinión personal a mí me parece perfecto que Dulceida promociones hamburguesas, bragas, colonias, o lo que le de la gana. Porque yo si me apetece me la comeré, y sino no. Pero me sorprende (bueno es mentira, no me sorprende ni un poco) que no haya habido un aluvión de críticas ni de escándalo por ello. Pero claro es que ella es flaca. Y entonces la apología cambia.

Si la de la foto hubiera sido esta ya estaría medio país gritando «Apología de la obesidad»

Bueno pues nada, me voy al Mcdonalds a comer, que allí la verdad es que me siento como en casa porque jamás he visto un delgado entrar. Ah no, pero si yo tenía para comer crema de calabacín y pescado a la plancha que me gusta más… ¿Pero eso no es comida de delgadas? A ver si estoy haciendo aquí apología de la delgadez sin darme cuenta. ¡No por Dios! Jolín Dulceida déjanos las hamburguesas a las gordas y tu anuncia brócoli porque si no, nos liamos chica, nos liamos.

 

Compartir:

Comentarios están cerrados.

Login