La semana pasada nos escribió una seguidora mandando esta publi de un gimnasio sevillano. Os dejo la imagen para que opinéis por vosotras mismas.

 

La publi, que no sólo está expuesta en vayas publicitarias, sino que tiene web con videoclip y todo no puede provocarnos más arcadas. ¿El tipazo pa cuando? Perdonad queridos, pero el tipazo ya lo tenemos. Lo que deberíais preguntaros es: ¿y una publicidad original pa cuando? Porque hijos mío, más llena de tópicos ya no puede estar.

Empecemos por ¿quién determina lo que es un tipazo o no? Que venga alguien y me diga que lo de Tess Holiday no es un tipazo. ¡Que yo por mi Tess mato! ¡MA-TO! A ver, queridos que el tipazo no lo marca una talla o una cinta métrica. Que el tipazo es otra cosa. Es estar agusto con uno mismo, quererse, respetarse y aceptarse. Si quieres perder uno o veinte centímetros, ¡olé tu! Pero que si no quieres tampoco pasa ná. Que tu cuerpo es tuyo y es perfecto tal y como está.

Os dejo ahora el vídeo promocional que han hecho para que podamos seguir destripando juntas.

¿Por dónde empezamos? ¡Ah, sí! Por toda esa cantidad de comida basura que el protagonista está metiéndose entre pecho y espalda. Todas tenemos ya claro que eso es lo único que comemos los gordos, ¿verdad? Porque, claro, poner una mesa llena de platos saludables ya te desmonta el tópico. Ay, señor de Galisport, a ver cuándo se entera usted de que no todos los gordos (de hecho creo que es un porcentaje muy pequeño) estamos gordos porque no paramos de comer mierdas. Que resulta que muchos gordos comemos verduras y pescaíto a la plancha. De hecho me encantaría que se diese usted una vueltecita por su negocio y preguntara a sus usuarios por sus hábitos alimenticios. Yo, si quiere, le paso los míos y comparamos si come mejor la gorda o el que se pasa allí media vida. Y con esto no digo que no esté bien pasarla, ojo.

¿Seguimos por el asquito que da ese hombre con todo el refresco y la grasa chorreando por la cara? Lo mismo yo estoy obsesionada y entiendo que lo que se pretende con eso es dar la imagen de que todos los gordos somos unos guarros y unos dejados. Lo mismo soy yo, ¿eh? Ah, perdone señor Galisport, tiene usted razón. Es que los gordos vemos comida y no podemos hacer otra cosa que engullir sin parar.

 

Pues mire, señor Galisport, le voy a decir unas cuantas cosas:

Para empezar, soy una gorda con una dieta mucho más equilibrada que la mitad de los que frecuentan sus gimnasios. No, no me paso el día comiendo comida basura y mucho menos engulléndola. Sí, debería ir al gimnasio pero desde luego no lo haré para que una cinta métrica marque determinado número. Y, por supuesto, no lo haré para conseguir tener el tipazo que usted parece promover. Desde luego lo que no haré es ir a un gimnasio donde se sigue promoviendo la gordofobia y utiliza a un colectivo de la sociedad para ridiculizarlo. Porque eso es lo que usted está haciendo con su publicidad, señor. Ridiculizar a los gordos aprovechándose de estereotipos maníos y favoreciendo que la gordofobia siga existiendo. Muy mal, señor Galisport. Ha perdido usted a gran parte del público que quiere captar simplemente por reírse de él. ¿Tan poco tiene usted que ofrecer que no le merece la pena mostrarlo en una publicidad? ¡Un poco más de originalidad y empatía para la próxima, señor!

 

Y espero que entre todas hagamos boicot a este gimnasio. Si no quieres gordos NO LOS TENDRÁN.