Amor & Polvos

¿Por qué se comporta como mi novio y luego no quiere nada?

Sinceramente creo que esta es una de las preguntas del millón por excelencia, y el día que tengamos una respuesta 100% clara al respecto, viviremos todas más tranquilas.

Vivimos en la era de tinder, glovo, redes sociales, etc. Miles de estímulos diferentes a cada segundo, y sobre todo a mucha rapidez. Tenemos a mano un catálogo de todo lo que te puedas imaginar, y en menos de 5 minutos puedes conocer a alguien o tener la cena en casa.

Y si esto ya no fuera suficiente, vamos a añadir la cultura del egoísmo y del egocentrismo. Esa donde se supone que cada uno de nosotros tenemos que ser mejor que nadie, o no depender de los demás.

En esto de la independencia absoluta los tíos siempre han ido muy por delante, y en el plano de las relaciones, ese sentimiento de despegue muchos de ellos lo llevan muy interiorizado.

Por lo general la situación suele ser muy parecida, chico conoce a chica, se gustan y empiezan a quedar, pero en algún momento (por lo general al principio) sale el típico comentario de “yo no quiero serio con nadie” por su parte.

Para mí, es aquí cuando cometemos el mayor error, y es el hecho de pensar que ese pensamiento va a cambiar en algún momento, que bueno, total, yo tampoco quiero nada serio ahora mismo, así que, que la cosa fluya y a ver qué pasa ¿no?

Esto puede salir bien en ocasiones, no te digo que no y está claro que existen casos, pero la gran mayoría de veces pasa el efecto totalmente contrario.

Lo que nos termina de despistar y de volver locas, es que el tío en cuestión parece que nos trata como si fuéramos su novia, os lo pasáis genial, vais al cine, de cena, incluso te presenta en su círculo, dormís juntos, vacaciones, todo lo que quieras y más, pero, y que no se te olvide (ya se encarga él de recordártelo en ocasiones) no sois pareja, no estáis juntos.

Esto puede interpretarse como una excusa para finalmente poder hacer lo que le de la gana o luego no tener remordimientos por ello, y en ocasiones pienso fielmente que esto es así.

Pero mientras, va pasando el tiempo, tú ves todas esas cosas maravillosas que compartís o que hacéis el uno por el otro y no puedes evitar pensar que eso es amor, pero que no hace falta ponerle etiquetas, si total, es como si fuerais pareja.

No perdamos de vista que esto es una trampa, porque ya no se trata de etiquetar algo o no, si no de que te den y que tu ocupes el lugar que te corresponde dentro de esa relación, mientras sigamos en este “no somos nada”, no podremos ocupar un puesto real, y es más, lo más probable es que en algún momento aparezca otra persona y si te he visto no me acuerdo.

 

Algo que también es muy frecuente es que el chico en cuestión te venga con que no quiere nada serio en este momento, que tiene mucho trabajo y mucho lio, que si tiene al perro enfermo o que tiene mil cosas que hacer, y ya si eso, si queda algo de tiempo lo comparto contigo.

Y sin darnos cuenta, nos vemos en una relación que no nos termina de hacer feliz, porque no me siento reconocida y con miedo constate de hacia dónde va a esto, y nos ponemos a justificar muchas de esas conductas que en el fondo no me están cuadrando.

Lo mejor de todo, es que si finalmente lo dejáis, es más que probable que al tiempo él aparezca con otra, a la que si llamará novia, a la que sí reconocerá y presentará como tal, y es cuando tú te quedas con cara de idiota penando ¿y este no era el que no estaba preparado para un compromiso?

Pues te diré, que esa persona, lo que no quería, era un compromiso contigo, y por eso realmente nunca lo tuvo. No fue por miedo, por dudas, por no querer que le hicieran daño o porque estuviera pasando un mal momento, fue sin lugar a dudas por falta de ganas y sentimientos.

Darnos cuenta de esto es muy duro porque parece que el problema entonces soy yo y esto puede dañar gravemente mi autoestima, yo te recomiendo que lo enfoques más en el que dos personas no siempre se tienen que gustar con la misma intensidad y de la misma forma, y desde luego esto no quiere decir que haya algo malo en ti, simplemente al otro no le cuadras.

La respuesta más clara entonces a porque se comportan así para mi es bastante clara, porque mientras está contigo, todo es más fácil, y le viene bien. Comparte algo con otra persona, se siente entendido, escuchado y cuidado, tiene planes divertidos, sexo y todo esto con el añadido de que no tiene ningún compromiso contigo y que puede hacer lo que quiera ¿Qué más puede pedir?

Por eso mi consejo es que si te encuentras en esta situación te preguntes a ti misma ¿Qué es lo que quieres o que es lo que buscas? Y si el comportamiento o las cosas que él te dice no te cuadra, o no encajan con tus sentimientos, ya está, no le des más vueltas, no busques explicaciones ni le justifiques.

Sobre todo eso, por favor, dejemos de justificar conductas que a nosotras no nos gustan y que nosotras jamás haríamos.

Y a partir de ahí, toma decisiones. Está claro que cuando hay sentimientos alejarnos nos resulta más complicado, pero de verdad, antes de que esos sentimientos se intensifiquen, si ves que no va hacia donde tú quieres y necesitas, aléjate.

 

Las relaciones no deben ser complicadas y dolorosas y menos a estos niveles, te mereces a alguien que esté en tu misma sintonía y que quiera ir al mismo ritmo que tú. Deja de adaptarte al ritmo de tíos que poco o nada tienen que ver con el tuyo.

Si de verdad quieres algo más, estás en todo tu derecho y es legítimo, igual que si esa situación de a ver qué pasa y no le pongamos etiquetas te parece bien, adelante. Pero cuando empiezas a rayarte de porque te trata como una novia pero no te llama como tal y eso te duele, aléjate.

Busca un amor tranquilo y en calma, que te entienda y quiera lo  mismo que tú, lo demás solo serán excusas que te pongas a ti misma para aguantar cosas que no te gustan o no quieres.


Aida Vallés Psicóloga especializada en Sexología y Terapia de Pareja

correo: info@aidavallesconsulta.es    instagram: @aidavallesconsulta_

Compartir:

Login