Querido diario

Cómo concilian (o lo intentan) las madres trabajadoras

Vamos a hablar de conciliación en España. Madre mía, ¿pero eso existe? ¿Alguien lo ha conseguido o es como lo de encontrar trabajo a través de Linkedin? Se han escrito páginas y páginas sobre la conciliación y se habla constantemente de ello y venga a compararnos con Escandinavia. (No nos queda nada). Esta vez, sin embargo, hemos decidido hablar con ellas. Ellas: las madres que trabajan fuera de casa (porque madre trabajadora realmente es una redundancia). Digamos que las que trabajan fuera de casa tienen dos trabajos: el remunerado y el de criar a sus hijos en compañía de su pareja (y algunas sin pareja). Si estás pensando en tener hijos, ya los tienes o quieres saber cómo sobreviven 5 supermujeres, disfruta las entrevistas.

(Por si te lo estabas preguntando las duchas solitarias, las manicuras y las 8 horas de sueño no son un derecho, son un privilegio. ¡Aprovecha mientras puedas!)

Ana Maestre tiene 33 años y un hijo de 3, Martín. Además, trabaja como Digital Manager en Okiko Talents, la primera agencia de representación de bloggers en España. En oficina.

anamaestremartin

1. ¿Crees que existe la conciliación REAL entere trabajo y familia? En algunos casos, según la flexibilidad horaria de los papis. En España, es uno de los grandes problemas porque los trabajos son hasta las 7 de la tarde, que es una auténtica barbaridad, porque luego aún te queda conducir o ir en transporte público a casa. En mi caso, por suerte, diría que sí la hay, tanto mía como de Sebas, mi pareja y papá del retoño.

2. ¿Qué papel juega los padres y el resto de la familia en la conciliación? ¡IMPRESCINDIBLE! ¡Se necesita una tribu para criar un hijo! Yo tengo la inmensa suerte de tener a mis padres cerca, así que son una parte fundamental en la crianza de Martín, así como sus tías y el resto de familiares. Somos muy tribu, que es un concepto que me encanta.

3. ¿Qué consejo darías a las mujeres que quieren tener hijos pero se lo están pensando por su carrera profesional? En mi caso, me ha aportado cosas que quizá me faltaban antes: empatía y paciencia. También creo que tienes que saber a qué estás dispuesto a renunciar y saber al 100% que la persona con quien decidas criar a tu hijo (pareja, niñera, padres…) sea consciente de en qué puntos tiene que arrimar el hombro para que tú puedas crecer profesionalmente. Creo que, si tu pareja está realmente implicada en la crianza y se hace 50/50, no tienes por qué renunciar a nada. Puede que les dijese que, en este caso, tienen que plantearse más bien si su compañero de crianza les apoyaría para prosperar laboralmente ocupándose del niño cuando sea necesario.

4. ¿Y a las que acaban de ser madres y se encuentran con: hijos, trabajo, vida social y con un aspecto físico diferente? Amigas, el aspecto físico es temporal: ¡a mi me decía que me iban a llevar al programa Cámbiame! Lo mejor es pasar tres pueblos: si estás haciendo malabares con el trabajo y el niño e intentando incorporarte a tu vida social, debes estar orgullosa de ti misma y saber que, eventualmente, vuelves a tener tiempo de pintarte los dos ojos o de plancharte el pelo. Además, para tu baby siempre as a ser la mujer más guapa del mundo… ¡y para tu pareja también, seguro!


Debla Pulido tiene 40 años y dos hijos, Rodrigo de 8 años e Iñigo de casi 6. Además, trabaja como abogada en su propio despacho. Horario flexible entre oficina, casa y reuniones.

deblarodrigoiñigo

1. ¿Qué consejo darías a las que acaban de ser madres y se encuentran con: hijos, trabajo, vida social y con un aspecto físico diferente? Que se den tiempo primero y que se pongan las pilas después. Al principio, cuesta asumir y gestionar los cambios. Después, vas aprendiendo que, con esfuerzo, puedes recuperar e incluso mejorar todas esas facetas. Pierdes la posibilidad de improvisar y dejarte llevar, olvídate del «salí a tomar un café y me lié». Necesitas planificarte y dar prioridad a lo que de verdad merece la pena. Eso realmente positivo en el ámbito social porque te vuelves más selectivo. Tu tiempo vale mucho y ya no lo regalas a quien no lo merece. Y con el tema del aspecto físico, pues como en todo depende. La magia no existe y, sobre todo, porque ya no tenemos los hijos con 20 años. Por eso, las modelos no son un modelo, ellas viven de su cuerpo, es su herramienta de trabajo y no son comparables con el resto de las mujeres que tienen otras prioridades y menos tiempo.

2. ¿Qué harías si tienes a tus hijos enfermos pero tienes una fecha de entrega o una reunión a la que asistir obligatoriamente? Pues pedir ayuda, que es lo que mejor funciona. ¿A quién? A todos los que puedas. No des por hecho que no van a poder o no van a querer. Te sorprenderá saber que, en muchos casos, están deseando que se lo pidas. Con tu pareja, queda claro que tu trabajo y tu compromisos también son importantes, tanto como los suyos. Y si nadie esta disponible o dispuesto y tienes que recurrir a terceras personas ,hazlo sin traumas. Hay canguros estupendas. Y no lo hagas solo por una fecha de entrega, hazlo también para salir a cenar con tu chico. Lo necesitas mas de lo que crees y lo agradecerás.

3. ¿Qué pasa cuando tú te pones enferma? Pues que queremos seguir siendo superwoman . Una vez más, pide ayuda y déjate ayudar. Y si otro hace las cosas diferente a como las haces tu relájate. Cuando alguien nos echa una mano, hay que agradecerlo y contar con que lo harán lo mejor que puedan y eso es mas que suficiente.

4. ¿Consigues tener tiempo SÓLO para ti? Y cuando lo tienes, ¿cómo te mimas? Lo consigo cuando delego en otros. Hay que poner limites, y obligarse a dedicar algo de tiempo solo a una misma. Puede costar encontrar el momento y el lugar pero lo agradecerás. Para mí, ese tiempo es el que voy al gimnasio, si esa tortura que me costaba un triunfo cuando mi alternativa era irme a repanchigarme en un sofá. Es un placer difícil de entender cuando aun no eres madre. Otro placer confesable es escaparme a tomar un café al Starbucks (si reconozco que me encanta) con una revista o un libro SOLA una vez mas, en silencio. Y sobre todo, reunirme con mis amigas madres para reírnos compartiendo nuestras miserias, y con mis amigas no madres para compartir las suyas.


Rebeca Rus tiene 42 años y dos hijas, Julia de 11 años y Silvia de 9. Además escribe en la web Trendencias, la revista Cuore y sus propias novelas. Freelance, horario flexible, trabaja desde casa.

rebecarus

1. ¿Cómo ha cambiado tu perspectiva profesional desde que eres madre? ¿Qué ha cambiado positivamente? ¿Y negativamente? Ahora intento organizarme mejor, ser más flexible y práctica. Intento no perder el tiempo y sacarle máximo partido a mis jornadas (soy un chollo, señores empresarios). A nivel negativo, echo un poco de menos socializar más en el trabajo, pero soy de las que siempre tienen que salir corriendo para llegar a la puerta del colegio.

2. ¿Crees que existe la conciliación REAL entre trabajo y familia? Real, real, NO. Para nada. Creo que todavía estamos en pañales a pesar de que la palabra conciliación se utiliza cada vez más, pero en el fondo es como un animal mitológico, todo el mundo ha oído hablar de ella pero nadie la ha visto en realidad.

3. ¿Qué papel juegan los padres y el resto de la familia en la conciliación? En mi caso personal, mi familia ha jugado un papel importante en los primeros años de vida de mis hijas, pero ahora puedo sobrevivir sin esclavizarles. Mi marido trabaja en publicidad, lo que significa que le vemos mucho menos de lo que nos gustaría y le mando un saludo desde aquí.

4. ¿Qué consejo darías a las mujeres que quieren tener hijos pero se lo están pensando por su carrera profesional? Pues que es duro, que nadie te regala nada y que a veces tienes la impresión de que estás renunciando a muchas cosas, pero siempre hay soluciones o nuevas oportunidades que no te habrías planteado jamás y que compensan las otras cosas a las que renuncias. Yo jamás pensé que podría seguir trabajando en publicidad teniendo dos niñas. Y conseguí hacerlo, aunque no al nivel al que estaba acostumbrada. Y es más: ahora trabajo en algo totalmente diferente, algo que siempre me encantó, y llego todos los días al colegio y puede que nunca hubiera surgido si no me hubiera abierto a otras opciones más flexibles.

5. ¿Y a las que acaban de ser madres y se encuentran con: hijos, trabajo, vida social y con un aspecto físico diferente? Bueno, esa es la realidad. Siempre lo fue y lo que no podemos ahora pretender es que nuestro cuerpo se comporte como si no hubiese estado embarazado. Demasiadas presiones tenemos ya encima como para añadir la de tener el mismo cuerpo que teníamos con veinte años y desafiar al tiempo y a la física.


Sol Aguirre tiene 43 años y dos hijos adoptivos, Vladik de 11 años y Dima de 10. Es madre soltera. Además también escribe libros, microteatro y teatro largo, escribe su propio blog, colabora en WeLoverSize y asesora en cuestiones de comunicación. Trabaja en coworking mientras sus hijos están en el colegio.

solvladikdima

1. ¿Crees que existe la conciliación REAL entre trabajo y familia? NO, NO , NO.

2. ¿Qué papel juegan los padres y el resto de la familia en la conciliación? En mi caso no hay padre. Mi madre no trabaja y, aunque vive en otra ciudad, me echa una mano cuando puede.

3. ¿Qué consejo darías a las mujeres que quieren tener hijos pero se lo están pensando por su carrera profesional? Pues que, tristemente, a veces, hay que elegir entre las dos cosas. Y si puedes hacer las dos cosas, es agotador y frustrante muchos días. Me encantaría decir otra cosa pero mentiría.

4. ¿Qué pasa cuando tú te pones enferma? Pues que da igual porque nadie va a ser madre por ti. La verdad es que, desde que soy madre, casi no me pongo enferma. Eso sí, si se van con los abuelos, caigo seguro.

5. ¿Consigues tener tiempo SÓLO para ti? Y cuando lo tienes, ¿cómo te mimas? Muy poco. Voy al cine, a hacerme un masaje o, si se los llevan los abuelos un fin de semana, me incrusto en el sofá a ver series.

6. ¿Cómo ha cambiado tu perspectiva profesional desde que eres madre? ¿Qué ha cambiado positivamente? ¿Y negativamente? Desde que soy madre, he cambiado de ocupación, pero no ha tenido que ver con la maternidad. El cambio ha sido a positivo, ahora hago lo que quiero hacer, que es escribir. Negativamente, lo de siempre: la falta de tiempo para descansar y quizás para escribir durante más horas.


Ana Martínez tiene 34 años y dos hijos, Martín de 4 años y Claudia de uno. Es directora de Comunicación y RRPP. Media jornada desde oficina.

analacteamartinclaudia

1. ¿Consigues tener tiempo SÓLO para ti? Y cuando lo tienes, ¿cómo te mimas? Me ha costado mucho aprender a gestionar mis tiempos y encontrar mis momentos, pero ahora me las ingenio para lucharlos con uñas y dientes. Mi peluquería mensual, mis mini escapadas con amigas o algunas rutinas de ejercicios son algunos de mis momentos irrebatibles.

2. ¿Cómo ha cambiado tu perspectiva profesional desde que eres madre? ¿Qué ha cambiado positivamente? ¿Y negativamente? Desde que soy madre, soy mejor profesional. Hago más en una hora que mucha gente en ocho horas. Tengo una capacidad de autogestión, de análisis y de priorizar bestial. Lo peor, sin duda, es la utopía de la conciliación. Es muy complicado mantener tu estatus y crecer profesionalmente en un entorno laboral en el que sigue premiando el presencialismo.

3. ¿Crees que existe la conciliación REAL entre trabajo y familia? Las políticas actuales sirven para sobrevivir en plan «sálvese quien pueda». La conciliación real no existe. Las madres trabajadoras siempre tenemos que renunciar a algo: o a nuestra profesión o a la crianza de nuestros hijos.

4. ¿Qué papel juegan los padres y el resto de la familia en la conciliación? Lamentablemente, no juegan el papel real que deberían. Las madres seguimos siendo las que hacemos malabares para conciliar mientras los padres suelen seguir llevando sus carreras profesionales sin problema. La familia ayuda eventualmente, y por supuesto, que es de vital importancia, pero el 99% del peso sigue recayendo en nosotras.

Compartir:

Login