Planteemos los hechos: Meghan Tonjes cuelga hace unos días una foto de su culo en su cuenta de Instagram. La foto del delito: 

La foto es denunciada por desnudez y ser considerada ‘contenido para adultos’. Instagram, de acuerdo a su política de uso (véase punto 2 de los  Basic Terms), retira la foto.  Meghan se ‘indigna’ (hay mil fotos más de culos en Instagram similares (o incluso más explicitas) que la suya) y realiza un video  para su canal de You Tube  dirigido a los Sres. De Instagram, dónde básicamente les acusa de doble moral por retirar su foto. El video coge cierta viralidad y algunos medios como el  Huffinton Post se hacen eco. Los Sres. de Instagram se dan por aludidos y tras pedir disculpas y reconocer que habían cometido un error restablecen la imagen al perfil de Meghan.

Bueno pues hasta aquí los hechos.  Y ahora mi opinión. A ver por dónde empiezo por que aquí hay telita que cortar. Esencialmente estoy de acuerdo con Meghan, claramente existe una doble moral o doble rasero, pero paremos un momento aquí. Doble rasero ¿de quién? ¿De Instagram o de los usuarios?

Por la parte que le toca a Instagram, no tengo tan claro que exista un doble rasero, sino más bien un proceso automático de eliminación de contenido. Es decir,  tantas denuncias recibidas sobre la foto ‘tal’, y la foto en cuestión es eliminada enviando un mail automático de notificación al usuario. ¿Os imagináis la cantidad de fotos que pueden llegar a ser denunciadas en una red de más de 150 millones de usuarios con sus respectivas fotos? Pues eso, tiene toda la pinta de estar automatizado seguro, cuasi imposible de gestionar ‘humanamente’.

Y desde el punto de vista de empresa y marca creo que lo ha gestionado bien. Me explico. Desde el punto de vista de comunicación y gestión reputacional el movimiento es bueno: se transmite el mensaje de «Todos nos podemos equivocar, es de sabios admitirlo y rectificar» consiguiendo a mi juicio dos efectos estupendos: 1) el efecto empatía hacia la marca: sí, Instagram nos sigue cayendo bien, ha rectificado y pedido perdón, todos seguimos amando a Instagram. 2) La polémica se desplaza hacia los dobles raseros en general, y de las redes sociales en particular. Y oye, Instagram, en lo que le toca ha rectificado.

Pero vamos a la otra parte, a la de los usuarios. No podemos olvidar un ‘pequeño’ detalle: la foto se retira por un motivo principal: es denunciada. Y os recuerdo que es una acción proactiva. Es decir, la foto ha herido la sensibilidad de alguien (presumiblemente más de un alguien) lo suficiente como para que activamente haya decidido denunciarla. Cuando se denuncia una foto en Instagram hay varias posibilidades. La primera de ella es un «No me gusta”, en este caso, y con todo el criterio del mundo, se te insta a que o bien no sigas al usuario o lo bloquees. Total, si no te gusta, nadie te obliga a ver su contenido ¿no? Pero las otras implican que el contenido no es adecuado, ofensivo, ilegal u otro motivo… Y fue una de estas opciones la que ser marcó.

Denuncia para Instagram

¿Por qué incido en esto? Pues porque creo que es lo que nos da la gran pista para la reflexión. Dada la cantidad de fotos que se cuelgan en Instagram de: culos en tanga, en bikinis, poses sensuales, tanto por personajes conocidos cómo Madonna, Kim Kardashian o Jen Selter (precisamente famosa por su trasero en Instagram) cómo de anónimos … Yo me pregunto ¿tanto puede molestar a alguien esta foto para pro-activamente denunciarla? ¿Sólo esta foto tiene denuncias? Entiendo que puritanos de ojos sucios hay en todos lados, por lo que presupongo que para eliminar una foto hace falta más de una o dos denuncias (no he podido comprobar cuantas). Entonces ¿cuántas veces ha sido denunciada esta foto? ¿Por cuántos usuarios?

 

Y es eso es lo que me indigna y a la vez me preocupa. Que siga habiendo una parte de la sociedad con tales prejuicios. No se trata de que no guste un cuerpo con curvas o grande; eso es totalmente lícito que para gustos los colores, oiga. Simplemente si no te gusta, no miras y listo, no se anda jodiendo ni imponiendo tus criterios a los demás. Es mucho más grave, se trata de considerar un cuerpo que no se ajusta a los estándares de belleza de la talla 36 o 38 como ‘ofensivo’ hasta el punto que se pida que se elimine del contenido general o incluso se restrinja a material para adultos, cómo algo obsceno. Es para hacérselo mirar. Seriamente.

La parte positiva de todo esto, que la hay, son las ‘Meghan Tonjes’ y gente como ella que se expone, alza su voz contra este tipo de humillaciones haciéndolas visibles, defiende su cuerpo y el derecho a exponerlo tal y cómo es, igual que el resto, sin que la ‘oculten’ o la tachen de ‘ofensiva’. Y por supuesto, esa otra gran parte de la sociedad que reacciona en contra, que con su apoyo y voz pública hace también que cada vez haya más presión social a favor de eliminarlas de un plumazo. En cuanto a las marcas, hablan mucho de su Responsabilidad Social Corporativa y la defensa de sus valores que tan bonitos quedan en las memorias, y en spots publicitarios cuando conviene, de los que siempre nos quedará la duda si en realidad se los creen; siendo sincera casi que me da igual.  Pero una cosa tengo clara: somos [email protected] [email protected], con nuestra fuerza como usuarios y consumidores, los que podemos hacer que los incluyan y,  lo mejor: que los cumplan. Es cuestión de recordárselo de vez en cuando.

Actualización a 28 de Mayo.
Si es que la cosa va de culos. En este  caso de los que ‘todos’ estamos locos por ver. No hay más que ver lo  estupendamente cotizadas que están estas instantáneas.  Y si no que se lo digan a Kate Middelton, la revista alemana Bild acaba de publicar fotos de su real trasero. Fueron tomadas en abril por una aficionada cuando llegaban en helicóptero a las Montañas Azules en Australia. A Kate el viento le levantó la falda y voilá. Efecto Marilyn lo llaman.
No es la ni primera vez que le pasa, ya en 2011 se publicaron otras fotos parecidas, ni única que ha sufrido el llamado momento Marilyn. Cómo oportunamente Bild nos recuerda en este articulo también de hoy:  https://www.bild.de/unterhaltung/leute/promi/nach-kates-po-blitzer-schoenste-szenen-aus-vom-winde-verweht-36168306.bild.html  (Si, yo también he tenido que tirar de Google translator)
Entiendo que en estos casos el propio personaje levanta interés y  es noticia per sé. La gracia de todo esto es que en ninguno de los casos parece que sean fotos que se tachen de desnudez, pornográficas o de contenido para adultos. De ver estos culos no nos quejamos. Estos no molestan. Estos parece que no ofenden tanto.