Querido diario

Una pesadilla llamada bulimia

Desde siempre he sido una chica bastante gordita, llegué a pesar 106 kg con apenas 13 años, y por aquella época era feliz, no me preocupaba y comía lo que realmente me apetecía. Cierto es que he estado de médicos siempre, por el tema del sobrepeso, pero lo único que conseguían era incrementarme la ansiedad a la hora de comer, por lo cual siempre que volvía revisión engordaba. Hasta que un día una enfermera (la cual no olvidare jamás), puso en duda a mi madre a la hora de alimentarme, como dando a entender que menuda madre era viendo a su hija como estaba y no haciendo nada bueno por ella, cuando era al revés y siempre me ha estado apoyando.

Pasaron varios años y con 15 tuve mi primer novio, mi primera relación en todos los aspectos, seguía estando igual de peso, y era feliz, dado que tenía todo lo que una chica de esa edad quería tener novio, amigas…. Al cabo de un mes hubo dos acontecimientos que marcaron para mi bastante uno más que el otro y las consecuencias que me trajeron fue tener BULIMIA. Empecé como un juego y al final se ha convertido en la mayor pesadilla que puede tener en mi vida a día de hoy.

giphy

Creerme cuando digo que todo no es un físico, sino una personalidad, una mente luchadora y sobre todo fuerte. Si antes iba a médicos por el tema de sobrepeso, ahora por el tema de la bulimia, con un mayor control que antes, con mas personas encima tuya controlándote a la hora de comer, en fin como he dicho antes una pesadilla.

Han pasado ya seis años de aquel triste comienzo, a día de hoy habré adelgazado sí, pero no soy feliz. He cambiado mi vida, me he limitado yo misma a ser feliz y todo por estar pendiente de unos numeritos. Mi carácter ha cambiado, y la expresión que antes tenía en la cara de felicidad ahora simplemente es una expresión seria, incluso amargada me han llegado a decir mis amigas y con toda la razón. En muchas ocasiones miro fotos de años anteriores y veo esa expresión de felicidad, la echo mucho de menos.  Comparar fotos antiguas con las recientes y no gustarme mi cara de ahora, por tener una cara acelga…

giphy (1)

Con esto quiero haceros llegar que no todo es un cuerpo 10, un cuerpo como el que la televisión o las tiendas de ropa nos quieren vender. Para mi a día de hoy habiendo pasado los dos extremos tanto por un lado como por el otro os puedo decir que todo es una personalidad, que es lo que llega a las personas, una de las cosas más duras que he oído en mi vida, es escuchar decir a mis amigas que echaban de menos a la Laura de antes, a la que vivía sin complejos, que sonreía todo el rato y no estaba condicionada por lo que la decían. Quién mejor que tus amigas que saben todo de tu vida para hacerte abrir los ojos y darte cuenta de que lo que valoran las personas es cómo actúas, cómo las tratas y cómo las haces sentir, y no se paran a pensar si estás mejor con unos kilos de más o de menos.

Concluyo diciendo que seáis felices por como sois, por como estáis, porque sois perfectas todas y cada una de vosotras. Nadie en esta vida os puede juzgar por un físico, yo prefiero que me llamen gorda y saber que soy buena persona, antes que estar delgada y ser aquella persona que nadie la tiene en consideración por ser una amargada, estirada, prepotente que lo único por lo que se interesa es por el físico.

GRACIAS POR TODO, POR QUE VOSOTRAS TAMBIÉN SOIS UNA GRAN AYUDA PARA MI!!

Autor: Laura Pérez

Compartir:

Login