CUANDO MENOS TE LO ESPERAS 4. Mañana con final inesperado

Posted In: Relatos

  • Científica empedenida
    Científica empedenida on #300357

    “Oigo mi móvil desde la ducha pero no consigo salir antes de que deje de sonar. Me gusta ducharme por las mañanas, ayuda a que me desperece mínimamente y activarme para el día que me espera.

    Hoy tengo cena con mis amigas en casa de Eva. Me gusta juntarnos en su casa, es una gran cocinera y yo, como gran comedora, disfruto de todos sus platos. Siempre que toca cenar en su casa, se esmera preparando diferentes recetas. Sin embargo, los días que toca en mi casa, apaño la cena con unas pizzas y un poco de vino. El caso es juntarse y echarse unas risas juntas.

    Miro el móvil y veo que es mi jefa que necesita que antes de pasar por la oficina vaya a recoger unas cuantas cajas a la tienda de nuestro principal proveedor. No es una cosa habitual y no me molesta porque así aprovecho a tomarme un desayuno completo en una cafetería cercana donde hacen unos donuts gloriosos.

    Veo también que mis amigas están hablando de la quedada de esta noche en el grupo de whatsapp. Ahora voy con prisa, intentaré leerlas en el metro y contestar diciendo que yo me encargo del postre. La noche promete porque una de ellas ha discutido con su novio y, como siempre que pasa algo de esto, terminaremos despotricando de los hombres en general. Aún me acuerdo cuando les dije que mi ex novio me había dejado, no dudaron en estar a mi lado en mi peor momento. Se lo agradeceré eternamente pero soy una persona que le cuesta mucho asimilar las nuevas situaciones y que los cambios no le gustan (más aún cuando tú no los buscas). Aún sigo asimilándolo y por eso, muchas veces me refugio en el trabajo.

    La mañana se me pasa volando. Entre los recados que me ha mandado hacer mi jefa y esperar a que me facturasen todo, es más de media mañana cuando llego a la oficina. Lo malo es que hoy no he visto a mis compañeras porque para cuando llego ya es un poco tarde y ya han hecho nuestro coffee-break. Que suena así mi chulo pero no deja de ser un café con leche y un pincho de tortilla.

    Paso por recepción y mi esperanza de ver a Mikel allí se desvanece cuando me acerco al mostrador y lo veo vacío. Se conoce que aún no han encontrado una persona adecuada. Mi gozo en un pozo. Era demasiado bonito para ser cierto…este son las típicas cosas que no suelen pasarme. Creo que veo demasiadas comedias románticas.

    Mientras enciendo el ordenador, miro de nuevo el móvil. En los tiempos que corren, dejas de mirarlo medio segundo y no caben los mensajes y en otras ocasiones no te escribe nadie. Hoy es uno de esos días que todo el mundo debe estar ocioso porque no hace más que llegarme whatsapps. Abro la aplicación, el grupo de mis amigas ha estado hablando pero le doy más importancia al grupo del trabajo que están escribiendo sin parar.

    Miro desde mi mesa a mi compañera preguntándole con la mirada qué es lo que pasa y ella me responde con un “tía, lee”. Me pongo en modo cotilla, cosa que no me gusta hacer en el trabajo, y para mi sorpresa veo que sí tenemos recepcionista nuevo. Habéis leído bien, nuevO. Sigo leyendo muy atenta porque por la descripción que dan y “lo bueno que dicen que está”, mi pequeña esperanza se vuelve a encender.

    En el momento que estoy escribiendo “whaaaat??? Tenemos chico nuevo en la oficina”, alguien me golpea la mesa con los nudillos. Son unas manos fuertes y bien cuidadas. Miro hacia arriba y mi cara es un poema cuando mis ojos se encuentran con los preciosos ojos de Mikel. Me avergüenzo porque tengo la sensación de que me mira por dentro y que sabe lo que estoy pensando en cada momento.

    “Holaa, chica del cepillo de dientes. Parece que vamos a ser compañeros de trabajo”, dice con la mejor de sus sonrisas. Me gusta. Buena forma de presentarse. Mi cerebro empieza a maquinar una respuesta ocurrente pero solo se me ocurre soltar: “así que coincidiremos más veces en el baño”. Mikel me guiña un ojo a modo de complicidad mientras coge el ascensor para bajar a recepción.

    “Amaia, eres tonta. Es definitivo”, pienso para mis adentros. Por qué cada vez que aparece este semidios tienes que parecer tan patética. Desde luego estoy desentrenada pero Mikel me impone tanto que me bloqueo frente a él.”

    Espero vuestros comentarios, críticas y opiniones. Todo será bienvenido
    ¿qué quereis que pase?

    La Científica Empedernida

    Respuesta
    Silviosa
    Silviosa on #300774

    Hola chico nuevo :)
    Deseando que subas el siguiente, científica!

    Respuesta
    I.
    I. on #301190

    Que qué quiero que pase?? Que subas el siguiente episodio, eso es lo que quiero!! ;)
    Me gusta el relato!! Gracias por compartirlo!

    Respuesta
    María Jesús
    María Jesús on #301828

    Estoy enganchada a tus relatos

    Respuesta
Viendo 4 publicaciones - del 1 al 4 (de un total de 4)
Respuesta a: CUANDO MENOS TE LO ESPERAS 4. Mañana con final inesperado
Tu información:




Login