¿Y si no estoy hecha para seguir con vida?