Dicen que las nuevas tecnologías nos separan, y en muchos casos no les falta razón, pero la verdad es que al final es como todo, depende del uso que le demos, podemos sacarle un gran partido.

En este caso, la terapia online, es una práctica que está en aumento por un montón de motivos muy interesantes.

Ir al psicólogo en algunos momentos de nuestra vida es lo mejor que se puede hacer por uno mismo, alguien que te ayude a entender y gestionar tus emociones, poder darte herramientas que tú mismo puedas usar cuando sea necesario y ayudarte a entender y ver las cosas desde una perspectiva a adaptativa y realista.

Pero en ocasiones el tiempo o las circunstancias suelen ser uno de los grandes impedimentos, que nos hace no terminar de animarnos a dar el paso.

Por eso, aparece la terapia online, donde todas esas excusas que te ponías antes y que te hacían posponer el momento ya no te valen.

Las claras ventajas que tienen son:

  • La ventaja por excelencia ahora que tenemos ante esta situación con el COVID-19, es que ahora puede ser el momento de tu vida que más necesites terapia, y esta sin duda es una gran modalidad para empezar.
  • Puedes hacer terapia desde el sofá de tu casa, esto es útil si tienes unos horarios súper apretados donde coincidir con el psicólogo en cuestión se hace más difícil
  • Si necesitas llorar puedes hacerlo sin preocuparte de que luego tienes que salir del despacho del psicólogo con mala cara e ir hasta tu casa.
  • Muchas veces después de una sesión te puedes quedar más baja de ánimo, pero una vez que termina la consulta, puedes darte directamente un baño o una ducha, o tumbarte para descansar y reflexionar, sin el trayecto correspondiente desde tu casa a la consulta.
  • Puedes hacer terapia con el psicólogo que más te guste, ya que elegir un psicólogo con el que te sientas cómodo puede ser lo más complicado, a veces encontramos algunos que viven lejos o directamente en otras ciudades, y de este modo, ese impedimento desaparece.
  • Las sesiones tienen el mismo formato que presencial, duran exactamente lo mismo y se trabaja de la misma forma, no hay nada especial.
  • Si echas de menos el cara a cara, en ocasiones puedes acordar sesiones con tu psicólogo presenciales por lo menos para veros en directo, aunque el grueso de la terapia sea online.
  • Puedes hacer terapia casi en pijama si tu quieres, y esto tiene su puntazo.
  • Si vives fuera de tu país, y quieres que tú psicólogo tenga tu nacionalidad puedes elegir el que quieras, esto es importante más allá del tema del idioma, ya que un psicólogo que tiene tu misma cultura, tendrá más facilidad para entenderte.
  • Hay ciertos temas que resultan más fáciles de trabajar online porque de forma presencial pueden dar más vergüenza o costar más, como pueden ser temas sexuales.

CUANDO NO SE RECOMIENDA

  • Si hay una depresión muy grave y riesgo o ideas suicidas muy fuertes
  • En menores de edad
  • Personas con ataques de ansiedad constantes, o niveles de ansiedad muy altos
  • Problemas mentales de gravedad

Como psicóloga llevo años usando el formato online además del presencial y tanto a nivel profesional como los pacientes, están más que encantados por todas las ventajas que ofrecen.

Y es verdad que al estar especializada en sexología y pareja, muchas veces las personas prefieren tratar ciertos temas en este formato mejor que presencial, porque les resulta mucho más fácil.

Si estás pensando desde hace tiempo en hacer terapia pero no te terminabas de decidir, este formato puede ser el ideal para ti, y si quieres trabajar conmigo, puedes ponerte en contacto conmigo en mi correo o instagram.

Aida Vallés Psicóloga especializada en Sexología y Terapia de Pareja

correo: info@aidavallesconsulta.es   instagram: @aidavallesconsulta_