Quizás ha sido porque Verdeliss siempre ha tenido a su comunidad acostumbrada a otro tipo de publicaciones para informar de sus grandes noticias a bombo y platillo… La cuestión es que hace tan solo unas horas que la influencer ha hecho público que está embarazada de su bebé número ocho y no han sido pocos los que se han quedado ojipláticos. En parte por no esperárselo, y además porque continúa siendo increíble cómo ha crecido la familia de Estefanía y Aritz en los últimos años.

Pero sí, con una actualización de lo más formal, adjuntando un par de imágenes de la pareja sosteniendo su clásico Clear Blue, Estefi y su marido han lanzado la noticia al mundo. Sin vídeos repletos de florituras, sin un marketing alrededor que cree ese hype que pudimos ver en otras ocasiones. Verdeliss ha sido clara, se encuentra ya en su segundo trimestre de embarazo y la barriga empezará a aflorar, no había mucho más tiempo para esconder la noticia.

Y es que además de centrarse en su Instagram para informar a sus seguidores, la youtuber ha preferido guardar el secreto y reservarlo solo a su familia y amigos cercanos. Se aleja del todo de ese momento predictor al que ya había acostumbrado a su comunidad, cuando miles de personas eran partícipes de las buenas nuevas casi al mismo tiempo que la propia futura mamá. ¿Se terminaron ya todas esas incursiones en la intimidad de la influencer? ¿Ha decidido comenzar a marcar unos límites entre su vida personal y todo aquello que decide difundir en las redes?

Lo cierto es que en su publicación llama mucho la atención el párrafo que Estefanía dedica a sus seguidores, a los que les pide perdón por esa ‘infidelidad’ al no haber lanzado al mundo la noticia de un modo mucho más público. La youtuber lo expresa mostrando su miedo a las reacciones, retomando ese importante discurso en torno a la importancia del respeto y la denuncia de todas esas faltas que pueden convertir un momento tan dulce en toda una pesadilla.

Imagino de lo más probable que Estefanía ya haya recibido alguna que otra reprimenda por no haber compartido su nuevo embarazo de otra manera, o incluso que no lo hubiera hecho hace ya semanas cuando apenas estaba embarazada de un par de meses. Es terrible que la gente todavía se crea merecedora de según qué explicaciones, como si la vida de los demás les perteneciese únicamente por ser seguidores de una perfil público.

Es que si ella vive de eso ahora que no venga escondiendo su embarazo...’

No, no es un motivo ni una razón de peso. No tiene ningún fundamento. ¿Acaso ha firmado Verdeliss un contrato por el que debe narrar toda su vida con pelos y señales a medio mundo? La influencer ha creado en todos estos años una comunidad, ha hecho frente a críticas tremendamente duras y ha cosechado éxitos a nivel personal y laboral. Estemos o no de acuerdo con algunas de las decisiones que ha tomado, recordemos por favor que no somos nadie para exigir nada ni a Estefanía ni a ningún personaje popular al que sigamos de forma fiel. Es importante recordar que el que una persona famosa haga pública su vida privada o una parte de ella no nos abre las puertas a todo aquello que nos venga en gana. Y cuando alguien decide cerrar esa puerta por los motivos que sean, debemos respetarlo.

Así que ahora solo toca dar la enhorabuena a la pareja y desearle a Estefanía un embarazo lleno de alegrías. Está claro que la llegada de bebé 8 a la familia Verdeliss marcará un antes y un después en la casa de la youtuber. A partir de aquí será solo decisión de ella lo que decida mostrar al mundo o bien reservar solo para sus más allegados.

Mi Instagram: @albadelimon