cats
  • Sex & Love

    No enseñes la mazorca tronco

    Share on Facebook760Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    El otro día estaba echando la tarde entre varias conversaciones alegres y joviales de estas que me gustan a mí cuando no tengo nada mejor que hacer en mi trabajo (es un secreto eh). Estaba la cosa interesante en el frente de batalla; por una lado el grupo de colegas con sus mongoladas del fútbol, las esteladas y la copa, por otro lado el grupo de trabajo con sus tiradas de trastos, sus “a ver cuando quedamos” y haz el cierre contable en el TPV y por otro lado varias conversaciones individuales de todo tipo.

    Entre tanto desvarío, tontería, jaja jiji y demás, una de mis joviales conversaciones decía con toda naturalidad.

    ‘Ahora es cuando me mandas una foto de tu polla ¿verdad?’

    ¿PERDONA?

    MADREDEDIOS. Hasta ese punto hemos llegado señoras y señores.
    A ver majos, vamos a compartir unos minutos juntos, de colegueo, de hermano a hermano y vamos a intentar descifrar qué nos pasa por la cabeza para coronar una conversación con una foto del miembro viril.

    Como podéis comprobar, el que escribe este párrafo es un hombre así que mas o menos estamos en la misma onda hormonal y en teoría estamos en la misma realidad espacio-temporal y yo no lo hago. Aunque confieso que lo hice una vez hace muchos años y fue una broma, me preocupa mucho que nos estemos yendo a la mierda por cosas como estas y me gustaría poder explorar la necesidad de mis compañeros de tener que mostrar sus partes pudientes sin ningún pudor ante desconocidos. Y es que no hay que ser muy inteligentes para darse cuenta de que si tu chorra ha viajado tan rápidamente hacia su inocente destinatario, ¿que motivo hay para que esa picha digital no viaje de nuevo hacia otro destinatario?

    Pero no hablamos de que tu manubrio lo pueda ver alguien que no conoces y acabe subido en alguna página para que se rían en tu cara, si no de la dignidad y la decencia de este comportamiento que cada vez es mas común en estos tiempos de redes sociales y sitios de ligoteo virtual. Desde ya os digo que hacerlo es de mal gusto, y si piensas que haciéndolo así como quien no quiere la cosa vas a conseguir que tu ‘objetivo’ acabe rendida ante tus pies por tu encanto, me parece que vas por el camino equivocado.

    Existen dos conceptos, una cosa que se llama ‘respetar los tiempos’ (o ‘timing’ para los de la E.S.O) y ‘la garantía’.

    Respetar los tiempos es una cosa sencilla. Hay que ser paciente. Si tiene que llegar, llegará. Pero si vas mandando fotos de tu manivela antes de tiempo, ¿que sorpresa le quedará a la coleguita con la que estás hablando?. ¿A que a todos nos gustan las sorpresas agradables? Pues aquí lo mismo. No hay que vender la piel del oso antes de cazarlo, y para que nos vamos a engañar, que te manden una foto de una polla no es bonito.

    Otro punto importante es ‘la garantía’. Estás en medio del cortejo, hay química, ya estás bombeando sangre hacia abajo y el cerebro se va quedando sin oxígeno y decides mandarle alegremente tu minga a la susodicha y le agregas el famoso ‘pero luego la borras eh je je je‘.  ¿de verdad crees que va a decir ‘uy que pene tan bonito, voy a decirle que se venga corriendo a mi casa y me la enseñe en persona, pero mientras tanto voy a borrar esta foto’? Pues no, seguramente no. Además seguramente sea una ‘polla no solicitada’ y tus probabilidades de mojarla van a ser inferiores a 0 y tu foto acabará en el grupo de Whatsapp de las amigas y se estén riendo de ti PANOLI. Es como cuando mandas la mercancía a un cliente que no conoces de nada antes de que te pague, y luego seguramente acabes preguntándote porque no has cobrado todavía.

    Pero mas allá de todo esto y bajando un poco el tono de humor, es un tema muy serio. Mandar a alguien una foto no solicitada de tu miembro, a parte de ser desagradable y de mal gusto, es una manera de dominación y afirmación del poder hacia la mujer haciendo que se sienta avergonzada. Es parte de un comportamiento de falta de atención y empatía y de frustración sexual, siendo el resultado una forma de forzar a alguien que lo vea de cualquier manera, ya que nadie lo ve frecuentemente o nunca.

    Así que hermanos, no perdamos las formas y sobre todo no participemos de estos comportamientos, que por si no lo sabíais, es violencia y acoso, y es posible que si topas con la persona equivocada, te puedas buscar un lio por pringado.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Arturo Tomás

    Tío grande del 86. Manager/Payaso/Cowboy de ciudad. Relleno de galleta y metal. Especialista en repartir paz y amor. Fanático del metal y del country. Amo el wasabi. @arthurdestroyer

    

    Login