Querido diario

10 comentarios que las gordas estamos hasta el higo de escuchar

Yo sé que en el mundo tiene que haber de todo, que si no esto sería un coñazo gigantesco, pero amigas, hay gente muy pesada, pesadísima. Gente que todavía no se ha enterado de que somos gordas pero no gilipollas y sigue erre que erre con los mismos comentarios de siempre.

¿Qué comentarios? Pues estos:

1. Con lo guapa que eres de cara.

Mire señora, yo soy guapa de cara, de chichi y de dedo meñique del pie. Es que además me parece de traca este comentario, acaso a la gente le van diciendo por ahí: con lo guapa que eres de pies o en su defecto: con lo guapa que eres de cintura… mira no. Por ahí no.

2. Lo tuyo con un poco de deporte y quitándote el pan se soluciona.

Si con lo mío te refieres a los 30 kilos (o más, o menos) que me sobran te diré que no, que no se quita dejando de comer pan o saliendo a andar con mis amigas. Te diré que quizá tengo un trastorno de la alimentación, un problema hormonal o soy feliz teniendo “lo mío” pero es que resulta que tú no lo sabes; así que haz el favor de callarte la boca.

3. Así de gorda nadie te va a querer.

¿Y a ti así de amargada? PREGUNTO. Tú qué sabrás quién narices me quiere o me deja de querer. Y además, si no me quieren porque estoy gorda pues eso que me llevo, un gilipollas más que me ahorro. Mejor sola que mal acompañada.

4. Te lo digo por tu salud.

Si usted cree que con mi edad aún no sé que estar gorda no es saludable tiene un problema muy serio de inteligencia social. En primer lugar no he pedido tu consejo, en segundo lugar, de mi salud me encargo yo; y en tercero: igual estoy más sana que tú porque me cuido más y todas esas cosas que tú obvias porque me sobran carnes donde a ti te faltan.

5. Con tu cuerpo no te queda bien.

Ni las mini faldas, ni los croptops, ni los bikinis, ni nada que enseñe chicha amigas. Para el mundo entero las gordas tenemos que ir vestidas a lo Demis Roussos, con un saco. ¡Venga ya, por favor!

Mírale qué guapo él.

6. ¿Te has planteado hacer dieta alguna vez?

No, nunca. ¿En serio? ¿De verdad que esta es la frase más inteligente que se te ocurre cuando ves a una gorda? Porque probablemente lo hayamos intentado no una, ni dos, si no 543 veces.

7. Si fueras más delgada…

Te presentaría a mis padres, tendría una relación contigo, te contraría para este trabajo, me iría contigo al fin del mundo. Pero ah, sorry, eres gorda y eso te imposibilita para ser una persona que da amor y que cuida de los suyos o que es totalmente válida para realizar un trabajo. Pues qué bien.

8. Fulanita, la gorda.

Porque sí, porque tú vas a ser la gorda vayas donde vayas. O la fuertota, o la grandota… depende del cariño que te tenga quién hable de ti. Da igual que seas rubia, alta, morena, que tengas unos ojazos… tu característica principal es esa: eres LA GORDA.

9. Si no estás tan gorda mujer.

Pues sí, mira, sí lo estoy. No necesito tu condescendencia ni tus ánimos. Es una realidad, es más fácil saltarme que rodearme pero qué le vamos a hacer. Ya lucho yo cada día contra ello para cuidar de mi y de mi salud (física y mental) como para que vengas tú con tu pena y me digas que no pasa nada.

10. PUTA GORDA.

Pues sí, así, con mayúsculas. La gente nos llama puta gorda sin ningún tipo de reparo porque es el único argumento al que se aferran cuando se dan cuenta que en tu cuerpo serrano caben más neuronas que en el suyo. El insulto fácil está a la orden del día y no me digáis por qué siempre va acompañado de un: puta.

Imagen de portada: KARIZZA

Compartir:

Comentarios están cerrados.

Login