Vida sana

SOS: por qué tu vagina está que arde tras echar un kiki

¿Alguna vez has sentido que tenías fuego en tu interior tras echar un polvo?

No hablo de estar más salida que el pico de una plancha, sino de sentir quemazón, a veces picores e irritación en la zona vaginal. A mí sí me ha sucedido, y me traía por el camino de la amargura hasta que me puse en manos de un especialista (que es lo primero que debemos hacer cuando notamos algo raro en nuestro cuerpo serrano).

Me explicó algunas de las causas por las que las mujeres sentimos irritación tras el coito y la sabiduría vaginal hay que compartirla. Ojo, este post no sustituye ninguna consulta médica. Siempre es mejor asegurarse de que todo está en orden y acudir a tu ginecólogo/a de confianza.

  1. Por falta de lubricación

Esta suele ser la causa más común. Si empiezas a darle al metesaca estando más seca que la lengua de un gato, normal que se te irrite el chumi.

Por suerte la solución es fácil: o dedicas más tiempo al juego previo, o recurres a lubricantes.

  1. Por la fricción

Tiene que ver con la anterior, pero pueden suceder independientemente. Si tu novio tiene un pollón como un calabacín, es inevitable que la fricción te provoque ciertas molestias. En este caso, el roce no hace el cariño, sino unos picores de agárrate y no te menees.

¿Solución? Probar otras posturas donde tu tengas el control o ir con más calma.

  1. Por el contacto con el semen si tomas la píldora

Hay muchas mujeres que sufren reacciones ante el semen. Un pequeñísimo porcentaje tienen alergia, y el resto simplemente reaccionan mal por los cambios de pH. Es bastante más normal de lo que pensamos y asusta un poco.

La solución es que tu chico acabe fuera si te molesta mucho.

  1. Por el gel que usas para limpiarte tus partes nobles

Hay geles de baño que no son aptos para la zona vaginal y provocan la muerte de la flora bacteriana.

Para evitarlo, es tan sencillo como o bien buscar un gel íntimo que no te provoque picores ni molestias, o bien no usar jabón ni nada (que es lo que recomiendan muchos profesionales). Simplemente con agua y tus manos, podrás limpiar bien la zona.

  1. Por el parto si has sido mamá recientemente

El tejido vaginal es muy delicado y si has tenido un bebé recientemente (sobre todo si has necesitado puntos o se ha producido alguna complicación), los dolores son “normales”.

Si esto te sucede, vete al médico para que revise tu situación. No tienes que sufrir gratuitamente, de verdad. Tampoco esperes a que tu cuerpo se acostumbre, pide ayuda.

  1. Por el condón

Inevitablemente el condón puede aumentar la sequedad de la zona o incluso provocar alergias.

Analiza bien tu caso y si es necesario, sustituye la protección por otra sin látex o usa un lubricante.

  1. Por la depilación

Yo sé que para muchas mujeres ir con el chumi peludo a una cita es impensable, pero un hombre no se va a escandalizar por ver vello púbico, de verdad. El problema es que al depilar con cuchilla o cera la zona púbica, aumentas el riesgo de pillar infecciones y también puedes irritar un poquito tu querida vagina.

¿Solución? O no te depiles, o utiliza una recortadora en vez de una cuchilla/cera de depilar. Un poquito de pelo siempre ayuda.

  1. Por cambios hormonales

A lo largo de nuestro ciclo menstrual pasamos por diferentes fases con diferentes concentraciones de hormonas, y a veces éstas pueden alterar el estado de nuestra vagina.

Un truco es hacer un “diario menstrual” y anotar durante varios meses los momentos en los que notas más molestias. Si encuentras un patrón, quizá la causa sea hormonal.

  1. Por una infección

Hay infecciones que son muy silenciosas, pero no veas lo que molestan las puñeteras. Si has tenido prácticas de riesgo, has tomado antibióticos recientemente, has tenido la zona de la braguita húmeda durante mucho rato o has cambiado de gel íntimo, puede que tengas una pequeña infección.

En este caso te va a tocar ir al médico sí o sí.

  1. Por estrés

Es increíble la influencia que tiene el estrés sobre nuestro cuerpo. Puede bajarnos las defensas, aumentar el riesgo de infecciones, reducir la lubricación… ¡De todo! Así que si estás estresada, igual ahí tienes la causa de tus molestias vaginales.

 

Redacción WLS

Compartir:

Login