Si vengo a hablaros de este invento es porque desde que lo tengo me han preguntado más de 20 personas que de dónde es esa fantasía, y he quedado genial regalándolo otras tantas.

Vengo a descubriros el maravilloso mundo de los abridores de vino eléctricos. 

Yo soy muy zurda y además muy torpe, así que cada vez que intentaba abrir una botella de vino (que es a menudo), rompía el corcho, me dejaba la mitad dentro, la liaba parda… Así que mi chico decidió regalarme este abridor eléctrico y desde entonces LO AMO. A él y al abridor, claro.

Primero de todo, es muy chulo. Tiene una luz azul discotequera que se enciende tanto al usarlo como al dejarlo cargando. Segundo, lo cargas una vez y dura siglos. Tercero, abrirás las botellas con cero esfuerzo en 5 segundos. Adiós romper corchos.

Lo acercas a la botella, le das al botón y listo. Es que no tiene más ciencia. De hecho todavía no entiendo bien cómo funciona y cómo es posible que saque los tapones tan fácilmente, pero lo hace.

Como os comentaba, cada vez que vienen amigos a casa y ven cómo lo usamos se quedan locos y nos piden referencias. No puede faltar en una casa de fanáticos del vino.

Es un regalazo que puedes comprar aquí

 

Post NO patrocinado