Un día eres joven y al otro te emocionas porque es temporada de calabaza. Y ahí estaba yo una tarde cualquiera, en una quedada de amigas (al aire libre, con mascarillas y con distanciamiento, obviously) cuando de repente una de ellas me dice inocentemente: «acércate a mi coche que te traigo un regalo de mi abuela.»

Y de repente la vi: una calabaza del tamaño de mi cabeza y la de mi amiga juntas, hermosa ella, esperándome. 

Así que, encarando la situación como un reto, me propuse hacer una recopilación de las mejores recetas otoñales con calabaza. Y hacerlas todas, claro.  Si, como a mí, te van las recetas simples y con pocos ingredientes, guarda esta página en tus favoritos porque las vas a querer hacer todas. 

BIZCOCHO DE CALABAZA

¿Sabes el clásico bizcocho de yogur? Pues así pero con calabaza, apunta: 1 yogur natural 125 gr, 3 huevos, 3 medidas de yogur de harina, 2 medidas de yogur de azúcar, 1 medida de yogur de aceite, 1 sobre de levadura en polvo, 250 gr de calabaza asada, canela al gusto.

Mezclas primero los ingredientes húmedos, después vas añadiendo los secos y mezclando hasta que quede todo homogéneo. Lo pones en un molde previamente engrasado y lo horneas a 180º por unos 40 minutos. Voilà.

bizcocho de calabaza

@comeconcalma

BASE DE PIZZA DE CALABAZA

En mi casa se hace pizza todas las semanas y esta base superó todas las expectativas. Aviso que queda una base blandita pero con saborazo, así que ¡dale una oportunidad!

Para dos bases individuales solo hace falta 250 gr de calabaza asada, 100 gr de harina, 1 huevo y sal al gusto. Lo mezclas todo con un tenedor y a lo loco, echas la mitad de la mezcla en una sartén y lo dejas hacerse a fuego medio un par de minutos. Le das la vuelta y le pones lo que quieras por encima: tomate, mozzarella, jamón, aceitunas, orégano… queda B R U T A L

@comeconcalma

TORTITAS DE AVENA Y CALABAZA

Esta es muy de brunch de fin de semana así que no puede faltarte: 100 gr de calabaza asada, 1 huevo, 80 gr de harina de avena, 120 ml de leche o bebida vegetal, 1 cdta de levadura, canela al gusto y 1 pizca de sal. Si te gustan dulces, puedes añadir azúcar, pero si le vas a poner toppings no hace falta. Mezclas todo y en una sartén antiadherente vas haciendo vuela y vuelta hasta que estén doraditas. Con miel y canela, ¡repetiría todos los días!

@comeconcalma

CREMA DE VERDURAS

No me pongas esa cara que una cremita con este tiempo entra de lujo y es facilísimo de hacer.

En una olla pones: un pedazo grande de calabaza troceado, 4-5 zanahorias peladas, 1 cebolla cortada, sal y agua hasta cubrir. Puedes echarle puerro, calabacín o lo que tengas por casa. Lo dejas hacerse unos 10 minutos a presión o 20-25 si es en cazuela normal. Quitas el exceso de caldo (congélalo, nena) y lo pasas todo con la batidora. Ya eres una abuela del siglo XXI. 

MERMELADA DE CALABAZA 

La de toda la vida, pero sin comprarla en el super. Vas a necesitar dos partes de calabaza por cada parte de azúcar y un ramito de canela.

En una olla, con la calabaza ya cortada en dados, lo echas todo y añades un poco de agua. Ahora viene el ejercicio de paciencia: tienes que remover hasta que todo se haga una papilla e ir reduciendo hasta que te quede de la textura que deseas, más espesa o más líquida. Ojo que cuando se enfría queda siempre más durita. En vez de canela puedes usar otras especias: clavo, cardamomo… a tu gusto.

Si te has quedado con ganas de más, estas ideas que también son buenísimas opciones para hacer mientras te quedas en tu casa por el pandemonio: pumpkin pie, magdalenas, brownie de chocolate y calabaza, galletas, rissotto de otoño, canelones de puchero y calabaza, semillas de calabaza al horno… ¡hay opciones infinitas!

¿Con cuál te quedas tú?

 

Come con Calma