Vida sana

Receta: papitas de avena veganas

Hola amores, quizás me recordéis de recetas como las bolitas sabrosonas, pues aquí viene otra receta buena, bonita, barata y además vegana. Para no perder la costumbre no tengo ni idea de cómo se llama ni de donde la saqué, porque llevo muchísimo tiempo haciéndola, pero a mi me recuerda a un plato con maíz que me hacia mi abuela y la textura se le parece, por lo que podemos llamarlas las papitas de avena.

Yo las suelo comer a media mañana, cuando me despierto me bebo mi vasito de agua porque me muero de sed literalmente, me tomo mi café y después de unas horas, cuando me entra el hambre, las preparo. Se tarda cinco minutos o así, y además de estar súper ricas, por lo menos para mí, son super rápidas, económicas, dan muchísima energía y sacian.

Voy a ser profesional y os voy a poner una lista de ingredientes, pero las cantidades las podéis aumentar en función del hambre, las personas que seáis o simplemente echar a gusto de consumidor, además lo suelo medir en vasos de nocilla como se hizo toda la vida. Para mí, en un desayuno suelo echar lo siguiente:

  • Un vaso de leche de avena.
  • Medio vaso de avena.
  • 2 onzas de chocolate negro (opcional)
  • Avellanas (opcional)
  • Un plátano (opcional)
  • Canela (opcional)

Suelo usar los anteriores ingredientes, sobre todo si los tengo ese día en casa, pero no son obligatorios, la canela solo a veces me apetece, en otros momentos puedo echar manzana…Así que, os recomiendo experimentar con los sabores y las frutas o frutos secos que os gusten para poder conseguir las papitas más ricas.

Los pasos que yo sigo para prepararlas son estos:

  1. En un cazo echo el vaso de leche y la avena y lo pongo en el fuego medio-bajo.
  2. Mientras se va calentando, abro las avellanas y pico el plátano en rodajas finas.
  3. Cuando veo que empieza a hervir le echo el chocolate y bajo más el fuego, porque soy un desastre de la humanidad y como siempre me distraigo se me quema toda la comida. Entonces, muy importante fuego bajo y revolver para que no se pegue.
  4. Una vez que ha estado 5 minutitos o así, depende de sí ya véis que coge textura cremosita, apagáis el fuego y dejáis reposar unos segunditos.
  5. Por último, echo las papitas para un bol y decoro con los otros ingredientes como me apetezca. Si es para alguien, me gusta poner caritas sonrientes y que ellos echen más complementos si quieren.

Consejito: una vez que echéis las papitas en el bol, poned el cazo en agua o limpiadlo superficialmente, aunque sea, porque después es más difícil limpiarlo que decir que no a una cervecita cuando empieza el caloret.

Y ya estaría, súper fácil y rápida, porque no sé vosotras, pero a mi no me da la vida para cocinar, trabajar, estudiar e intentar vivirla, así que ahorrar tiempo con recetas que además son muy sanas es un gustazo.

Como siempre, si os gusta decídmelo en comentarios y os intentaré traer más recetitas de este tipo o similares.

Un besito a todas y buen provecho.

Lirófora Celeste

Compartir:

Login