Amor & Polvos

El secreto para tener relaciones duraderas

De todos es sabido que cada relación es un mundo y que solo la pareja conoce sus reglas y el trasfondo de sus sentimientos y de sus vivencias, pero, si algo estoy aprendiendo tras leer el foro de WLS, es que hay cosas que se consideran normal y distan mucho de ser relaciones sanas y, que además, las relaciones estables, que se prolongan en el tiempo no por rutina sino por convencimiento, están ahí por trabajarlas, por cuidar de las pequeñas cosas y de las no tan pequeñas, de seguir sorprendiéndose a pesar de tenerse más visto que el tebeo. Por eso y, pensando en el comentario que alguna vez me han hecho de “Cuál es el secreto para durar tanto tiempo”, he visto conveniente poneros, desde mi punto de vista, ciertas claves o aspectos para hacer de vuestra relación una súper relación.

 

  • Haced planes con ambos grupos de amigos.

Es algo que puede parecer obvio, pero es algo que he visto muy frecuentemente que un miembro de la pareja “tire” más por su cuadrilla y siempre ponga excusas a la hora de quedar con el grupo de amigos del otro. A la larga pueden pasar dos cosas: o que decida salir solx con sus amigxs y nunca vaya su pareja o, que poco a poco se vaya distanciando de su grupo, eso al final crea mal estar y erosiona la relación.

  • Dedicad tiempo a los mimos.

Os confesaré algo muy personal, tengo muchos momentos de risas con mi bombón, pero hay un momento del día especial para ello, lo llamamos ‘la hora de las risas’. Coincide con la hora de irnos a dormir por la noche y, no sé muy bien por qué, entre arrumacos, cosquillas, medio peleas de besos y lametazos, risas tontas… al final, nos vamos a dormir cansados y con un dolor de mejillas de tanto reír. No sabéis lo placentero que resulta.

Otro momento de mimos puede ser bañaros o ducharos juntos. Sí que es verdad que no tiene por qué ser un momento súper romántico, a veces incluso puede ser tan desastroso que las risas están aseguradas, pero puede ser un momento de cuidaros el uno al otro, como cuando bañas a un niño o a una persona mayor. Es un momento tierno, de cariño, de protección, de cuidarse. Enjabonar el cabello de mi chico es uno de los momentos donde más expreso mi amor por él.

Y no haría falta que os mencionara el sexo, pero en las relaciones estables a veces eso se nos olvida. Hacer el amor, chuscar, retozar, echar un polvo, follisquear, frunjir, llamadlo como queráis, pero hacedlo coño, ¡hacedlo!

 

  • Sorprenderos

Todos tenemos nuestras rutinas de lunes a viernes e incluso algunos los fines de semana, todos llegamos cansados de trabajar, de la universidad y a veces vamos perdiendo esas cosicas que te hacen saltar del sofá, o de la cama, como que un sábado te despierten con churros con chocolate. Yo tengo mi mesita de noche que no me caben más post-its de mensajes. A mí, madrugar, me gusta más bien poco, pero si cuando llego a la cocina hay un Nesquik en el micro preparado para calentarse con un post-it de:

¡Buenos días! A desayunaaaar! Ya tengo ganas de que llegue la tardeee ♥

pues el día (y la tarde) se disfruta de otra manera, ¿o no? Hay millones de maneras de hacer sentir especial al otro y muchas no cuestan ni dinero.

 

 

  • Reservad días o fines de semana para hacer actividades los dos solos.

Quedar con los colegas está bien, muy bien de hecho, pero también es bueno hacer planes solos para conectar si lleváis una época de estrés o que solo vais del trabajo a casa y de casa al trabajo. Hay infinidad de actividades como hacer alguna excursión, deporte al aire libre, escapa rural en una habitación especial o simplemente salir a cenar y luego a bailar y a pasároslo bien, que es de lo que se trata.

 

  • Expresad lo que sentís.

Sabemos que depende de la persona, sobre todo en los tíos, eso es más o menos complicado, pero en una relación la comunicación es clave. Explicaros pensamientos, dudas, inquietudes, aspectos que no os gusten… aunque involucren al otro o aunque puedan presentar un problema en la relación como querer vivir en otra ciudad, cambiar de trabajo, que hay algo de ese compañero que os atrae, que habéis observado un cambio en su comportamiento, frustraciones… sólo así se puede trabajar el problema y llegar a una solución. Dejad pasar el tiempo no os va ayudar en nada y, si comporta sufrimiento del otro, peor aún.

 

 

  • Hablad, hablad mucho.

Habéis ido alguna vez a un restaurante, y ¿os habéis fijado en esa pareja del rincón que lleva más de 15 minutos en silencio? Entiendo que a veces pueda resultar difícil si os veis el jeto cada día, pero siempre hay algo de qué hablar, aunque sea del último cotilleo de la oficina.  Uno de los momentos del día clave para la comunicación es la hora de comer o de cenar, que la televisión no invada vuestra comunicación y explicaros qué tal el día y desahogaros si habéis tenido una mala contestación del jefe o si os han fastidiado el puente.

 

  • Y también escuchad.

Atended los problemas o preocupaciones del otro, no los infravaloréis por ridículos que os parezcan, intentad buscarle una solución o hacedle ver el abanico de posibilidades, siempre apoyando y expresando empatía.

  • Respetad su espacio y su intimidad.

Empecemos por lo segundo… Ayyy… la de veces que leemos en el foro eso de que “saltó una notificación en su móvil”, “me metí en su ordenador”… entiendo que pueda haber situaciones en las que la curiosidad y el ‘por si acaso’ puedan más que el respeto, y si encontráis algo pues bueno, pero sino, habréis roto su confianza y eso cuesta mucho de reponer. Y lo primero, hay momentos de pareja, momentos de amigos con la pareja y de momentos solos. Hay tiempo para todo y si tiene planes con sus colegas sin parejas, dejad que se divierta; si se quieren ir de viaje solos, que se vayan; y tú, lo mismo. No hace falta hacerlo todo juntos, que parece obvio pero luego nos lo encontramos más de lo que parece.

 

  • A veces toca ceder.

Y no me refiero a cosas sumamente importantes o referidas al sexo que eso, que vaya por delante, hay que llegar hasta lo que uno esté dispuesto, me refiero a ceder en realizar, por ejemplo, actividades que a uno no le apasionan e incluso no le gustan pero que al otro sí, y al revés. En turnarse en conducir, en celebrar ciertas fechas con la familia política o cosas tan banales como que no siempre tendremos que ver lo que a mí me guste en la televisión y no siempre estará el fútbol de fondo, que diréis, vaya chorrada, pues en más de una casa he visto que uno de los dos no suelta el mando ni en los anuncios…

 

  • Aceptad a la familia política.

Vamos a ver, que antes de ti, ya estaban sus padres. Que quién ha estado ahí siempre, y estarán, son sus padres. Que tu suegra es una toca-peinetas, bien, pero es su madre y ser agradable y cordial, que ya no digo ser íntimas, no cuesta nada. Comer la paella uno o dos domingos al mes no es el sacrificio de tu vida. Evidentemente siempre hay casos imposibles, y si hay faltas de respeto y cosas más graves pues eso es un aspecto del punto 5, pero por lo general, no intentéis separarlos que a la larga los que os separaréis seréis vosotros.

 

  • Afrontad los problemas.

La vida, por desgracia, no es un camino de rosas, a veces, hay dificultades, crisis, desavenencias…y huir no es la solución. A los problemas hay que mirarlos de frente, analizarlos, comprender por qué empezaron y en qué momento se encuentra la pareja. Qué opciones hay, a qué se está dispuesto a llegar, qué va a ofrecer cada parte… lo que yo digo siempre, para dejarlo siempre se está a tiempo.

 

 

Y vosotras, ¿añadiríais alguna más?

 

 

 

 

Photo  Pexels

Foto de portada de Karen Warfel en Pixabay

Compartir:

Login