Autor Violeberry

Tengo el síndrome de Mortadelo, sí, el de Filemón. Siempre es buena ocasión para transformarte en un personaje de ficción. Me encantan los tutus, los tacones y las cosas de madera. Y no perdono un domingo sin vermut.

Mis artículos