Sex & Love

13 putadas del Dating y otros dolores de corazón

Si has leído alguno de los post de Mariella Villanueva sobre el nuevo vocabulario del online dating te habrás dado cuenta que está lleno de anglicismos, y es que las App de dating lo han petado tanto de la noche a la mañana que no nos da tiempo a inventar nuevas palabras y adoptamos todas las que nos vengan. Tristemente la mayoría se puede catalogar en la definición de Putadas.

Parece que el tema de que haya otra persona al otro lado de la App de alguna manera subconscientemente es difícil de creer y hasta que no se desvirtualiza al match en cuestión uno no es demasiado consciente de que quien le contesta a los mensajes es una persona y no una máquina. Y claro, luego ya uno coge el ritmo de tratar a la gente con la misma empatía que una piedra y lo que era una historia que pasaba en Tinder ahora te pasa en la Uni y en el bar.

El saber no ocupa lugar y ponerle nombre a las putadas más populares ayuda a identificarlas y alejarse lo antes posible sin demasiado drama. En verdad estas putadas son tan históricas que no me cabe duda que más de un hombre saliendo de la cueva le dijo a su parienta: “Mujer, yo cazar para tú comer.” y esta no volvió a verle el taparrabos en la vida.

Sea como sea, quien no arriesga no gana; y quien arriesga va a echar humito al menos una vez  con estas putaditas del Millenial dating:

  1. Un Hola y una polla (y me sobra el Hola)

Podría ser el Hit del verano y eso no haría que fuera menos verdad el hecho de que hay señores que en vez de tenderte una mano virtual para presentarse te tienden el pito, así, sin paños calientes (aunque ellos lo estén, porque hasta donde yo sé nadie manda una foto de su polla flácida).¿qué esperan, una mamada virtual?

 

2.  Pongo fotos de otro porque … o Catfish.

La verdad, me tira de un pie el por qué hay gente que no pone foto de perfil o usa la de famosos; pero lo que es muy de capullos bastardos es buscarse fotos de un tío random cualquiera que no sea conocido y adueñarse de sus fotos porque uno no quiere poner las suyas propias y hacer creer a toda costa que el de las fotos es el mismo. Siempre que puedas usa Google imágenes y te ahorrarás algún disgustito.

 

3. Tomamos unas cañas y vamos a tu casa.

¡¡¡¿¿¿Perdona???!!! Todavía no te he visto la cara en persona chato y ya estás dando por hecho que me voy a quitar las bragas aunque seas más rayante que un diamante o tengamos la química de el agua y el aceite; uno queriendo quedar por encima del otro y no hay manera de mezclarlos.

 

4. “Busco algo serio” hasta meter y una vez metido “te dije que buscaba solo amigos“.

Claro colegui, claro. Que quieras sexo sin compromiso es tan lícito como que quieras encontrar al amor de tu vida, pero no vendas humos e ilusiones solo por enchufarla, ¿que reduces posibilidades de echar un polvo? pero ganas en moral chico; que eso es un básico de armario más que un pantalón negro.

 

5. Breadcrumbing: Dar migas de pan.

¿te suena ese faceamigo que ahora después de tiempo de repente de comenta una foto diciéndote lo cañón que estás o que se acordó hoy de ti (no los 4 meses anteriores, eh!) cuando vio tal cosa? Es el que te tiene ahí como polvo de emergencia; quiere mantenerte interesada pero mientras tenga otras posibilidades te mensajeará e ignorará al estilo Rey León; en un ciclo sin fin.

 

6. ¡Ojito con el Stealthing!

¿qué es este nuevo palabrejo? Pues ni más ni menos el nombre que tiene la asquerosa práctica que se está poniendo de moda:¡quitarse el condón sin consentimiento! Pero, ¿estamos locos o qué? A estos hijos de Mordor yo no se la cortaba como Lorena Bobby, pero se la plastificaba como la Doctora B Goode para el resto de sus días, ¡panda de animales cavernarios!

 

7. Stashing o metida en el armario en toda regla

Pa’ que luego te diga tu madre que a ver cúando piensas hacerte el curso de Inglés de CEAC, ¡y tú aprendiendo más inglés con los post de Dating de Weloversize que en toda la ESO!

Pues si, el Stashing, que significa mantener escondido algo aquí se refiere a alguien. Ya os contaba yo misma en uno de mis post las señales de que ese que creías un señor en realidad es un mierda crío y no quiere visibilizar vuestra relación porque tampoco la visualiza.

 

8. No somos novios

Ya nos lo contó Teresa López en su post hace poco y el foro está reventaíto de muchas de nosotras con nonovios y relaciones que no se definen.¿Qué hacer? Visto que después de charlas con el susodicho no funcionan y que lo los rezos al San Judas Tadeo (patrón de los imposibles) han sido cero efectivos, no te va a quedar más que decirle “¡Hasta luego Mari Carmen!” con el corazón en un puño pero todavía enterito.

 

9. Romper por Whatsapp

Si colegui, hay mucha peña que porque es así de cobarde o de vaga o una combinación de ambas te deja por Whatsapp, que además es gratis. Que oye, igual el chaval vive donde Carrie renunció a los Manolo, pero como va a ser que no; DISELO FACE TO FACE pedazo cretino.

Y no te sorprenda que alguno después de semejante ruptura de serie B ponga el brochazo fin de fiesta con un bloqueo, no sea que le mandes un corte de mangas o un conjuro de impotencia eterna.

 

10. Infidelidad in crescendo.

Si la infidelidad es tan antigua como el sexo, añádele que esté a golpe de click y verás como entrar en algunas apps de ligar es como estar paseando por la sala de un cazador, asqueroso y lleno de cuernos. Relaciones abiertas si, cuernos no.

 

11. Citas con dioses: se supone que están pero tú no los ves.

O una romántica manera de decir que te han pegado un plantonazo del copón, pero esos de ¡Zás! y sin olerlo, porque su mensaje de anoche dejaba muy claro el sitio y la hora para encontraros después de currar, y después de los 10 primeros minutos en los que no se avisa ni se brasea ya te has empezado a poner nerviosa y cuando le has puesto un Whatsapp para decirle “estoy en la terraza del bar, ¿te queda mucho para llegar?” ese check más solo que la una y que haya desaparecido su foto de perfil… efectivamente amichi, te ha bloqueado como alma que lleva el diablo.

 

12. Si te he empotrado, no me acuerdo.

Un poco más de lo mismo; todo es fabulous nena con un whatsappeo infinito, risas que trabajan más tus abdominales que 3 meses de gimnasio y un montón de ganas de veros hasta que ya considera que no hay más reto que el del pirata, que era colarse entre pata y pata.

 

13. Fotos privadas para él y todos sus amigos.

Yo con lo del sexting soy muy cautelosa y con material visual aún más. Si el tío no te inspira total confianza para mandarle un selfie que no subirías a tu Instagram es mejor que digas que pasas o puede que tus tetas sean más conocidas que tu nombre entre sus colegas.

 

Avisada quedas amiga, por evitar mucho no puedes hacer porque no se ven venir, pero la cautela la puedes llevar puesta de casa.

 

¡Buena suerte y buenos matches!

 

 

Compartir:

Login