Chico conoce a chica. Chico le da tema de conversación a la chica y chica accede a hablar con él. Chico decide armarse de valor y pedirle el número de teléfono a chica. Chica dice que no. Chico acepta el no sin problema alguno y le dice a chica que no pasa nada que, si a ella le apetece, seguirán charlando y conociéndose mejor y, si no, adiós muy buenas.

Yo no sé si es cosa de la edad o qué pasa que, como es lógico, mis gustos y exigencias hacia mis parejas/rollos de una noche/follamigos van cambiando y, por suerte, evolucionando.

Cuando era más enanita y no sabía mucho ni de la vida, ni del amor propio, ni del autoestima ni de ná, me conformaba con gustarle a la susodicha persona. Poco a poco la cosa fue cambiando y, tras unas cuantas experiencias un poco chungas, me terminé dando cuenta de que también era importante que me gustase a mí. Así pasó algún tiempo: si a mí me gustaba alguien y, además, yo le gustaba a ese alguien, ya estaba todo hecho y ala, diversión por doquier. Pero ahora que, de nuevo, he podido añadir muchas experiencias a mi historial me doy cuenta de que, incluso eso, se queda en demasiada poca cosa. Cada vez le exijo más a la gente que me rodea y, ojo, no porque yo sea exigente, sino porque he aprendido a valorarme. Antes podía pasar por alto que un tío con el que había ligado insistiera demasiado pidiéndome mi número, hasta el punto de llegar a dárselo sin rechistar; ahora el no va por delante y si no quiero darte mi número no te lo doy y punto y te jodes y andando que es gerundio.

Con toda esta evolución personal me doy cuenta de que, ahora mismo, lo que más me gusta en una futura pareja de cama o de vida es que me respete. Y ya no solo es que me guste, no: es que hasta me pone.

Puede que la persona en cuestión no sea para nada mi tipo o incluso puede que, directamente, su físico no me atraiga nada de nada. Pero si me demuestra respeto, si no me agobia y acepta el no honradamente, si me trata como a una persona y no como a un objeto que debe hacerle el gusto en todo, mi opinión puede llegar a cambiar completamente. Puede que tu físico no me llamase demasiado de primeras pero, chico, cómo me pones ahora que sé que me respetas.

Y me dirás: pero a ver, chica: para qué tanto rollo si es que esto debería ser lo normal. Sí, tú lo has dicho, debería; pero esto no quiere decir que lo sea.

Por desgracia, las mujeres estamos acostumbradas a dejar pasar miles y miles de faltas de respeto, a dejar que nos infravaloren, que nos traten por tontas, a creer que debemos ser amables y no pasarnos con nuestro carácter no vayamos a ofender a nuestro príncipe. Nos han hecho creer que, si rechazamos a un tío por irnos con otro, es porque somos unas guarras y unas insensibles (que oye, que lo mismo el primero no te gusta y el segundo sí, pero guarra eres igualmente). Nos han hecho sentir culpables por llevar escote, por emborracharnos o, incluso y aunque suene increíble, por ser violadas. Por todo esto y por muchísimas más cosas que me dejo atrás, encontrar a un tío que, ante todo, te respete es como encontrar a un unicornio.

Y hablo de respeto cuando hablo de un chico que no se enfada cuando le rechazas; cuando, si no te apetece fornicio esta noche, te dice que no pasa nada y, de verdad, NO PASA NADA (que muchos dicen que no pasa nada pero se enfadan. A ver, un poquito de coherencia). Un chico te respeta si se preocupa por tu orgasmo lo mismo que se preocupa por el suyo o si no te pregunta por qué vas sin depilar. Te respeta cuando te da todo el espacio que necesitas y no te toquetea a no ser que tú le des permiso. El respeto es escuchar tus historias y problemas aunque no le interesen lo más mínimo o interesarse por esa película que no ha visto en su vida pero, eh, si a ti te gusta seguro que vale la pena.

Puede parecer que me terminado de volver loca pero, amigos, la experiencia hace al maestro y la experiencia me dice que el respeto es lo más top que alguien te puede ofrecer. Y es que además, a mí me pone muchísimo. A veces dicen que la actitud es lo más importante y, en este caso, puedo asegurarles que es verdad.

3 comentarios

  1. Siempre es agradable , encontrar personas respetuosas , què le miren a una/o como lo què es , una persona capaz de decidir y elegir cada paso de sù vida… y quièn quiera hacer un poco de ese camino junto a nosotras/os , con ese respeto y empatìa . Seguro que se » enriquece » aprendiendo no solo a valorarse a sì misma sino a todas/os los què dìa a dìa intentamos hacerlo lo mejor posible en la vida .

    Comentario by crossroad on 25 de abril de 2017 at 13:37
  2. La verdad es que el respeto es muy importante,tenemos que rodearnos de personas que nos respeten,porque quien nos respete no nos criticará por como somos ni se meterá con nosotrxs, respeto es lo importante en todo

    Comentario by Javi Sanchez on 25 de abril de 2017 at 15:36
  3. Hay artículos, como éste que deberían introducirlos en los libros de texto.

    Comentario by Rbk on 27 de abril de 2017 at 12:14

Política de Comentarios de Weloversize

Responsable: We Lover Size SL | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento Por favor lea nuestra Política de Comentarios antes de comentar.