[email protected] lectoras.

Asumidlo : si solo os contesta, hay un 90% de probabilidades de que no esté [email protected] o sea un gilipollas. Yo lo siento, pero es así. Y diréis, ¿pero qué me estás contando? Os cuento:

Hoy en día, tenemos un amplio abanico en las redes sociales para conocer a personas interesantes y para gustos diversos, ya sea para darse una alegría una horita o para toda la vida. 

El problema que encontramos ahora es que la pantalla esconde mucho y no podemos conocer del todo a una persona  ni sus intenciones en profundidad como nos gustaría. Y eso jode. Mucho.

Os pongo en situación: conoces a un chico/a y ocurre el llamado “flechazo” ya sea por su foto de perfil abrazando a un perrito en el voluntariado que hizo en la India el año pasado o porque está dándolo todo en la discoteca con Camela (lo siento, pero si ocurre me enamoro). Conectáis, empezáis a hablar y ….OYE, ¿QUÉ ES ESTO QUE ESTOY SINTIENDO?. Ahí se debería encender la  primera bombillita de alarma: ¿Quieres conocerlo o pasar un buen rato? Y si la respuesta es conocerlo, ¿es recíproco?.  

El problema es que nuestras bombillitas muchas veces están un poco oxidadas y a veces funcionan al final del día o directamente están rotas porque las han destrozado con un bate de béisbol y no se encienden ni a la mínima. Ojito a la comparación con nuestra vida amorosa eh, llamadme Poetilover.

 

En este punto nos podemos encontrar dos tipos de individuos : los que realmente te quieren conocer y te dan ganas de pegártelos con pegamento para que no escapen y los que pertenecen a una especie que creía en vías de extinción , pero está evolucionando: «El Fantasmalopitecus”.

Te pide el número, habláis dos días y solo te hablacontesta . Te habla, contesta . Joder, mi ordenador no puede escribir que esta persona te HABLA  CONTESTA. Será porque no es verdad, ¿no?.

En el momento que le das toda tu atención, haces CHAS desaparece de tu lado porque te tiene en el bote. Ante esta situación. HUYE PORFAVOR. 

 

“Tía qué habré dicho para que no me hable , será culpa mía por emocionarme, lo he asustado…”

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.

 

Tienes todo el derecho a sentir mariposillas, a emocionarte por conocer a alguien porque es excitante sentir algo así, no ocurre todos los días. Pero ten en cuenta que si alguien tiene realmente interés en ti, te hablará y lo mostrará. No hará falta que le preguntes qué tal, o le mandes memes  todo el tiempo para poder empezar una conversación. 

Solo una cosa y me despido: En el momento en el que dudes, ya replanteátelo todo porque cuando hay feedback se nota. Pero no os quedéis aun así con las ganas, que vida solo hay una y hay que exprimirla al máximo.

Aquí tenéis una cosita que escribí aquí hace unos meses, por si queréis subiros el ánimo un poquito.

 

Autora: una viejoven con tiempo libre