Buenas, vengo a contar la historia de cómo los condones femeninos transformaron mi vida sexual.

Muchas parejas, o personas sin pareja, nos vemos en la tesitura de tener que elegir un método anticonceptivo, si os pasa como a mi, que las hormonas de las pastillas, aro, etc, os sientan fatal, entonces sabréis que casi sólo os quedan los condones.

Y siempre que oímos condones, nos vienen a la cabeza los condones masculinos, esos que él se pone y son, según mi opinion, tan incómodos. Porque habréis escuchado mil veces eso de que ellos ponen como “excusa” que no notan, que son incómodos… Pero… ¿y qué opinamos nosotras de esos preservativos?

 

Pues bien. Vengo a contaros que un gran día, hablé con mi chico y le comenté… “oye, por qué no probamos los condones femeninos, siempre he sabido que existen pero nunca los he probado”

Y me fui en busca de una farmacia para comprarlos.

Primer dato a mencionar, en NINGUNA farmacia de las que fui los tenían en tienda, tuvieron que pedirme una caja, también he de decir que el mismo día siguiente ya los tenía, pero no estaban en la pedazo de balda de condones que tenían en las farmacias. Igual que no están en supermercados.

Y según llegaron a nuestras manos, nos fuimos a la cama dispuestos a probarlos.

diferencias condón femenino

Conclusiones:

1- Si te corta el rollo el momento condón, con este es lo mismo. Lo bueno que tienen es que te lo puedes poner antes de tener relaciones. Si tu prevees que vas a tener sexo en una media hora, te lo pones, y luego ya no hay que hacer parón para poneros protección.

2- Es más aparatoso que el masculino. Pero tampoco es como para asustarse. Es fácil de introducir, solo lo dificulta el lubricante que traen, que hace que se te resbale un poco, pero por lo demás, cómodo. También es más grande que el masculino. Para quitártelo solo tienes que darle un par de vueltas al aro de fuera y tirar.

3- La sensación que tuve yo fue que aquel primer polvo con un preservativo femenino era lo más parecido a una relación sexual sin condón que había tenido en casi dos años. No sé explicar muy bien el por qué, quizás sea porque es mas amplio y el pene tiene más margen de movimiento, ya que el condón se pega a tus paredes digamos, y la sensación es más “profunda”, sin que te parezca que te meten y sacan una bolsa, porque el condón femenino no se mueve de tu interior.

4- No hace tanta falta el lubricante. Si lo usas y tú no estás muy lubricada, puede que necesites un poco de lubricante, pero luego ya no. Porque el condón no se mueve dentro y fuera, por lo tanto no se seca, ni se sale el lubricante, o tu propia lubricación. Nosotros con el primero no usamos lubricante, en el segundo mi chico me dijo que mejor si poníamos lubricante dentro  para que él estuviera más cómodo.

5- La opinión de ellos no la sé porque solo lo he probado con mi chico, y él dice que es parecido, pero que si a mi me va mejor, que cambiamos a los femeninos y punto.

6- Estéticamente es poco agradable, al ser más grande, y al quedarte el aro grande por fuera de tu vagina, pues no es tan disimulado como el otro. Una cosa chula a mencionar, ¡los que compro yo son de color morado!

7- El precio. Son más caros, yo compro unos que se llaman FEMALE CONDON, vienen 3 en la cajita y cuestan casi 7 euros. Pero seguro que online, o en algún otro sitio podríamos encontrar opciones más económicas.

Resumiendo, que después de probarlos yo lo comenté con mis amigas, a alguna le regalé uno para que probara y su reacción fue como la mía.

No entiendo por qué no se conoce más este método. Estos preservativos FEMENINOS, están pensados para NOSOTRAS, para nuestra comodidad, nuestra protección y nuestro disfrute.

Ya vale de que sólo se conozca la opción que es más fácil y cómoda para ellos.

Espero que dentro de poco empiecen a traerlos a supermercados, farmacias, etc

Un besiiii

itzi_b_d