Loversizers, vengo a contaros mi follodrama de aniversario, aunque más bien podríamos llamarlo mi día a día,  porque creo que mi suerte con los tíos se resume genial con lo que os vengo a contar. Hace un año y medio conocí a mi chico en Tinder y aunque al principio yo sólo buscaba lo que viene siendo chuscamiento,  manteca de la buena o como lo queráis llamar, la cosa empezó a ir un poco más seria de lo normal y como el chaval me gustaba, pues acabamos cerrando y formalizando la relación.

No es que yo haya sido el culmen del romanticismo español del siglo XXI pero a ver, todo tiene un límite. La cosa es que este chico y yo empezamos a salir y la cosa iba bien. Tampoco para tirar cohetes, pero bien. Como nuestro primer aniversario se acercaba y tampoco es que ninguno de los dos fuese muy propenso a las muestras exageradas de amor, me propuse sorprenderle y currarme un buen regalo de aniversario para así demostrarle que iba en serio.

Así que después de mucho buscar, decidí regalarle una escapada romántica a Fuerteventura cuatro días.

PERO ESO NO ES TODO.

Por si fuera poco, le preparé una de esas cajas de los sentidos con diferentes pruebas y se la dí en la casita que nos habíamos pillado.

Como os podréis imaginar, estaba preparada para que la cosa se calentase y acabásemos en el dormitorio: unas esposas, fresas con nata, aceite para masajes… lo que viene siendo un primer aniversario, vaya.

Como yo también quería mi regalo le pedí que me lo diese ya, que no me aguantaba.

Mirad. me podía imaginar muchas cosas en esta vida, MUCHAS, pero JAMÁS se me habría pasado por la cabeza que alguien era capaz de regalarme eso por nuestro primer aniversario. Porque efectiviwonder, allí estaba su regalo,  la máxima expresión concentrada de su amor:

UNA FOTO DE SU POLLA CON UN LACITO.

Pero es que el hijo de puta ni siquiera había gastado dinero en imprimirlo a buena calidad.

Porque bueno, si me vas a regalar una foto de tu manubrio con un lacito, al menos que se note que te has dejado los euros imprimiendo. No sé si me entiendes my friend.

Y eso no es todo, porque en la foto había escrito «Feliz (Foto polla) er aniversario».  

Me salió poeta el niño.

En el momento me quedé sin palabras, pero os puedo asegurar que la relación no duró mucho más.

Imaginaros qué me hubiera regalado al hacer 10 años. ¿Un collage de su polla junto a su ojete?

La verdad es que prefiero no saberlo.

 

Anónimo