¡El verano ya está aquí! Igual lo sospechabais por los anuncios de bañadores, las horas de luz o el terrible calor que hace. ¿Y sabíais que en esta época del año hay problemas de salud más frecuentes?

Ya sé, «ya está la loca hipocondriaca quitándonos el rollo». A ver, no. El verano puede ser una temporada estupenda, pero como profesional de la salud os recomiendo que siempre toméis precauciones para evitar problemas como los que os explicaré o, por lo menos, para tener forma de aliviarlos si se producen.

Gif del verano

¡Sííí!

Problemas de la piel

¡Oh, vaya, no nos olíamos la tostada! #sarcasm

Claro, en verano tenemos la piel más expuesta al ambiente, y las horas y la intensidad de sol son mayores que en invierno. Dos más dos, amiguis, insolación y quemaduras por doquier. La solución a esto es fácil y nos la van repitiendo en todas partes: protección solar, evitar la exposición a horas centrales del día y un buen aftersun hidratante si ya es demasiado tarde para estos consejos.

El dato veterinario de Cris: nuestras mascotas también sufren quemaduras, sobre todo en las almohadillas de las patas. Es importante que comprobéis, si vuestro animal va a pisar una zona soleada, que el suelo no quema. Si aguantáis con la mano cinco segundos tocando la superficie, el animal también lo soportará.

Otro problema pueden ser los hongos, si no nos secamos bien la piel cuando vamos a la pisci. Hay un montón de remedios para eliminarlos, pero los cabritos son persistentes y el tratamiento es largo.

¿Y qué más ataca a nuestra piel? Pues los hideputa mosquitos. Hay gente que apenas sufre picaduras o la piel reacciona poco, pero hay otras personas a las que nos atacan de forma cruel y se nos hacen unos ronchones que malditosbichosdeverdaddejadmeenputopaaaz. Para esto hay muchos remedios como los repelentes, las pomadas para calmar la piel, la citronela… ¿Tenéis algún remedio casero especial para ahuyentar, capturar o aliviar la piel después de una picadura? Es para una amiga.

Otro dato veterinario de Cris: ¡proteged a vuestro animal de la leishmaniosis! Se transmite mediante la picadura de un mosquito, el flebótomo, y causa muchos problemas de salud.

También hay que tener cuidadín con otros bichos, incluyo a las medusas en esta categoría, y buscar ayuda sanitaria en caso de que te pique una (mejor que mear en la zona, según me cuentan).

Mosquitos

«¡Malditosaldemicasaaaaaa!»

Infecciones urinarias y vaginales

Tanto tiempo en el agua, la arenita de la playa, el bikini mojado… Todo esto ayuda a que pillemos una infección urinaria. Es muy molesta, seguro que alguna vez habéis tenido, y se tiene que tratar con antibiótico. ¿Sabíais que las mujeres somos bastante más propensas a las infecciones del tracto urinario? Precisamente porque este es más corto que el de los chicos. Si sois susceptibles a este problema, es muy importante beber mucho líquido ¡y comer arándanos! Los arándanos ayudan a mantener la salud del aparato urinario.

Fracturas y esguinces

A ver, si es que vais mu locas por la vida. Es bromi, este problema se suele deber a que hacemos un ejercicio diferente (como dar un patinazo en la piscina) o llevamos un calzado monísimo de la muerte pero que no sujeta bien el pie. Y ya os adelanto que es mucho mejor ponerse unas zapatillas si vamos a ir por terreno un poco abrupto que tener que hacer reposo durante varios días.

Un mal calzado también nos puede dar dolores de espalda, así que elegid sabiamente y limitad el uso de las chanclas (aka flip flops o sandalias del dedito).

Así pero en la piscina… Hablemos de lo actorazo que es este hombre, por favor

Deshidratación y gastroenteritis

La deshidratación es uno de los problemas más obvios en verano. Con este calorazo, beber mucho es imprescindible, sobre todo para los peques y la gente mayor.

Y otro dato veterinario de Cris: obviamente, nuestras mascotas también sufren deshidratación. Tener agua fresquita siempre a su disposición es muy importante, así como mantener a los animales en zonas menos calurosas. Y nunca, pero never, dejéis al animal en un coche, aunque tenga las ventanas abiertas.

Y la gastroenteritis también es un problema bastante común. Entre que viajamos a sitios con comidas a las que no estamos acostumbrados, que a veces se ha roto la cadena del frío en el transporte de los alimentos, que en alguna ocasión el plato puede pasar más tiempo del recomendado en un sitio de calor… No es raro acabar con un problema estomacal o intestinal. No podemos controlar cómo hacen la comida en los restaurantes, bares y chiringuitos, pero hay que tener el mayor cuidado posible.

¡Pero que nada de esto os frene a la hora de disfrutar del verano! Simplemente con un poquito de cuidado y precaución podemos hacer que siga el disfrute y no tengamos que visitar al médico demasiadas veces.

¡Contadme! ¿Seguís alguna rutina especial en verano para prevenir estos problemas?

 

Imagen destacada