Seré clara y directa: soy virgen. Tengo 21 años y soy virgen. ¿El por qué? Todavía estoy dándole vueltas, tratando de sacar información de mí misma porque os diré una cosa: tengo mi autoestima muy alto, más que el Empire State. Me considero una persona guapa, atractiva e incluso sexy. Entonces ¿por qué nunca he hecho algo que, seguramente, más del 50% de la población mundial ha mi edad ya ha hecho? No tengo ni idea.
Jugando al famoso <<Yo nunca>> me di cuenta que es verdad que la gente te mira raro si eres virgen, y más aún si lo eres a los 21. Pero yo no dije en ningún momento que lo fuera, simplemente dijeron: <<Yo nunca he tocado un pene>> y como no bebí causé un pequeño revuelo entre los que se fijaron en que mi vaso seguía lleno. ¿Lo primero que pensaron? <<Fácil>>, diréis. No. Pensaron que era lesbiana. ¡Lesbiana yo! Podría, pero no.
A veces cuando me encuentro con algún chico por la calle que me atrae pienso: <<Podría ser él>>, pero después de haberme encontrado con más de 200 hombres, ninguno es. Hay gente que cuando oye hablar a jóvenes sobre el amor que no han encontrado y que desean un <<alma gemela>> sueltan un resoplido y ponen los ojos en blanco. Señores y Señoras, sí, algunos jóvenes queremos amor. Sentirnos queridos y no nos gusta eso de acostarnos con el primero que pillamos. Que podría ser muy fácil. Tanto como maquillarte, ponerte los labios rojos, unos tacones de muerte y entrar en una discoteca. En cinco minutos estás en el baño encharcado de vete a saber qué perdiendo lo que nunca vas a recuperar.
A ver, que sí, que mis amigas, mis conocidos, perdieron su virginidad a los.. ¿qué? 18 años como muy tarde. Y yo soy la primera que quiere deshacerse de este lastre llamado virginidad por culpa de la sociedad de hoy en día. Hoy si eres virgen a los 20 se te está pasando el arroz, en cambio, si tienes 13 y ya no eres virgen eres el amo. No quiero criticar a nadie, pero tuve unos 13 años muy felices siendo la niña inocente que era, y soy feliz ahora aunque no me esté acostando todas las noches con mi novio. Puede que simplemente piense así porque nunca he probado lo que es el sexo, pero… ¿por qué tengo que hacerlo cuando vosotros me lo digáis?
Otra cosa que añadir sería que, sí, vale, tener sexo es genial, pero a los que estamos solos nos quedan los trucos de cada cual para darse placer a sí mismos. Y, mientras nos llegue el príncipe o la principesa azul… ¿vamos a sentarnos y a ver cómo os escandalizáis porque tenemos algo que vosotros ya no? Lo siento.Yo, por el momento, aunque soporte una carga difícil de sobrellevar hoy en día, estoy bien. Soy feliz. Y si mi príncipe azul llega… bienvenido sea. Lo recibiré con los brazos abiertos. (Y puede que algo más)
Así que, queridos vírgenes, pasad de todo aquel que os presione. Tu cuerpo y tu virginidad es tuyo, y de nadie más. Y si nunca has tocado un pene (o una <<pena>>), [email protected], ya llegará el día. Encógete de hombros y pasa de todo.
Buen día.

Miranda.