Amor & Polvos

En ‘Adopta un tío’ he encontrado a mi futuro marío

VALE, VALE, VALE. CHAVALAS QUE HE ENCONTRADO LA APLICACIÓN DEFINITIVA: ADOPTA UN TÍO ME HA TRAÍDO A MI VIDA UN MAROMO QUE MADRE DEL AMOR HERMOSO.

Vale, ahora es cuando me relajo y dejo las mayúsculas a parte para ponerme adulta y que así me toméis en serio, porque de verdad de corazón que estoy contentísima.

Yo llevo utilizando aplicaciones para conocer gente desde hace años, he tenido muchísimo perfiles en distintas y la verdad es que de todas he sacado algo, no soy de las que se queda solamente en chatear. Siempre doy el paso y quedo en persona con, en mi caso, el chico en cuestión. O sea, que sé de lo que hablo.

Bien, pues hace un mes me descargué ‘Adopta un tío‘, que la verdad tampoco tenía yo ninguna pretensión porque casi no la conocía de nada, me sonaba de haber escuchado alguna vez que alguien la mencionaba, pero nadie me había dicho ‘anda, Mari Tere, descárgatela’. Hasta que vi que alguien la recomendaba en Twitter. Yo no tenía nada que perder así que ale, de perdidos al río.

La diferencia entre Adopta un tío y el resto de aplicaciones del estilo es el algoritmo de búsqueda, o sea, aquí no te salen señores aleatorios, aquí tú buscas lo que quieres, lo que te interesa, lo que tú crees que necesitas. El perfil de cada usuario no son cuatro fotos y dos frases de descripción, aquí la peña se toma mazo de en serio lo de hablar de sí misma, todo el mundo rellena una especie de formulario que dice muchísimo de cada uno. Desde intereses, hasta series favoritas, películas y libros; la profesión que tienes, el tipo de relación que buscas y hasta lo que mides.

Vamos, que en realidad cada uno puede poner lo que le de la gana, pero de esto van este tipo de aplicaciones, de confiar en que el otro dice la verdad. Por supuesto tienes la opción de rellenar lo que tú quieras, si hay algo que no quieres decir de ti mismo pues no lo pones y a correr. Pero ya os lo digo, casi el 80% de los chavales que he buscado lo tienen todo bien escrito.

Pues bien, como os he dicho esta no es una app cualquiera, aquí todo son metáforas de la vida, que a una servidora le hacen mazo de gracia. Quizá alguien se siente más o menos de acuerdo con el humor que usa, pero a mí la verdad es que me puto encanta. Aquí no haces match, aquí metes a los tíos a tu cesta de la compra.

Y señor al que no metes al carrito, señor que no te puede hablar. O sea, en esta aplicación nosotras tenemos el poder total, ellos no pueden abrirte conversación si no le has dado tú el visto bueno antes. La única opción que tienen ellos de ‘hacerse notar’ es ‘mandándote un hechizo’. Es que soy mazo fan, en plan hada madrina, me meo.

Pues eso, que el señor que ve tu perfil y piensa que le molas un huevo, pues te hechiza, a ti se te envía una notificación  que te pone algo así como ‘este señor está interesado en tu persona y en lo que no es tu persona’ y tú le ves, te planteas si te parece un producto lo suficientemente interesante como para pasarlo por la máquina registradora y si es así, ¡ale! a hablar se ha dicho.

Pues bien, yo me la bajé hace un mes como os he dicho y no he tenido necesidad de hablaros de ella hasta ahora mismo, que acabo de volver de quedar con un señor que de verdad, igual es pronto para decirlo pero, ME PUTO FLIPA EN TODOS LOS SENTIDOS POSIBLES.

Yo para buscarlo puse que quería a un señor ‘cocinero, seriéfilo y que le mole la cerveza’ y ¡tachán! Ahí me salió el catálogo de señores que se definen así en Madrid. Porque claro, tú decides si lo quieres en tu misma ciudad o si te la suda que viva en la otra punta de la península. Pero que vosotras podéis poner lo que os salga del petete, como si queréis un veterinario, un metalero o un amante de las compras.

Pues yo le vi y dije ¡AY DIOS MÍO QUE ME ENCANTA! Él con sus ricitos, sus kilos de más, su sonrisa de señor que ama su vida y dije, mira, me da igual lo que me cuentes de ti, que ya me flipas. Pero claro, eso es un poco mentira, porque milésimas de segundo después me puse a escudriñar toda su información y tío, me encantaba todavía más.

Resulta que tenemos mazo cosas en común, nos gustan las mismas series y libros del mismo rollo, él se dedica a algo totalmente diferente a lo que yo hago y decía que buscaba algo serio, pero que antes tenía que conocer bien a la otra persona. (Hay tíos que directamente ponen que quieren un lío de una noche y out, cosa que me parece maravillosa porque así cada uno sabe a lo que va y nadie se pierde en dar mil rodeos).

PUES EL CASO, QUE ME LÍO. Quedé con él anoche y os juro que ha sido la mejor primera cita que he tenido con un desconocido en toda mi santa vida. No nos hemos puto callado en SEIS horas, hemos ido a tomar cerveza, hemos paseado por Chueca y nos hemos escrito un WhatsApp nada más terminar la date.

Yo no sé si esto irá hacia delante o no, si seremos novios, follamigos, absolutamente nada o -como yo quiero pensar ahora mismo- acabaremos casándonos, teniendo vientisiete hijos y un piso en Benidorm para la jubilación. Pero de verdad que solamente con todas las cosas bonitas que me hizo sentir ayer, yo estoy más que satisfecha.

Prometo escribir otro artículo si vuelvo a tener alguna cita con él, prometo ser sincera, tanto si va bien como si va mal y, sobre todo, os animo a todas las que estáis en busca y captura que os bajéis la app, es totalmente gratis y qué quieres que te diga, no tienes absolutamente nada que perder. Pero sí mucho que ganar.

POST PATROCINADO <3 ¡Pero la historia es real!

 

Compartir:

Login