Jugando con la ley. Cap.14: Un loro chillón y veinte segundos.