Jugando con fuego. Cap 6: 12 horas y una condena